Alimento Diario “En la ambulancia”

AmbulanciaDios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en todos los problemas. Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar. ¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob! Salmo 46:1-2; 11

Ver una ambulancia abriéndose camino con la sirena encendida entre los vehículos nos hace pensar que alguien está en problemas. Quizá sea un joven motociclista accidentado, un anciano con problemas cardíacos, o una embarazada en trabajo de parto. Y, con eso en mente, nos hacemos a un lado y dejamos lugar para que el auxilio llegue lo más rápido posible.

Al enviar a Jesús con su perdón de pecados y salvación, Dios estaba enviándonos el auxilio que necesitábamos. Al igual que el salmista, podemos confiar en él, y exclamar: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en todos los problemas” (Salmo 46:1). Sea cual sea nuestra emergencia o aflicción, Dios es nuestro refugio y fortaleza. No te preocupes, no hay semáforo en rojo que pueda impedir a Dios de llegar hasta ti y brindarte su auxilio.

ORACIÓN: Querido Padre, mantente conmigo en todo momento. Por Jesús. Amén.

Imagen ilustrativa de kkiser / Freepik.com

Mensaje de Esperanza de Hoy: “Guardando lo que es importante”

Estamos sujetos a perder muchas cosas: salud, bienes materiales, amigos, etc., sin embargo, existe una cosa que nunca debemos perder: la confianza en Jesucristo. Sin esa fe en el Salvador Jesucristo, todo está perdido. Y al respecto de las cosas espirituales Él nos dice en Su Palabra: “Vengo pronto. Conserva lo que tienes, para que nadie te arrebate tu premio” (Apocalipsis 3:11).

Oremos:
Que nuestras buenas obras, Señor, que son frutos de la fe, sean testigos de Tu amor y misericordia. Amén

Alimento Diario “Pecado en puerta”

CPTLN butterfly&yellowflowerEntonces el Señor le dijo a Caín: “¿Por qué estás enojado? ¿Por qué ha decaído tu semblante? Si haces lo bueno, ¿acaso no serás enaltecido? Pero, si no lo haces, el pecado está listo para dominarte. Sin embargo, su deseo lo llevará a ti, y tú lo dominarás.” Génesis 4:6-7

Antes de asesinar a su hermano Abel, “el Señor le dijo a Caín: ¿Por qué estás enojado? ¿Por qué ha decaído tu semblante? Si haces lo bueno, ¿acaso no serás enaltecido? Pero, si no lo haces, el pecado está listo para dominarte. Sin embargo, su deseo lo llevará a ti, y tú lo dominarás”(Génesis 4:6-7).

Dios conoce y comprende las dificultades que enfrentamos en nuestras relaciones. Él sabe también que el pecado puede destruir nuestras vidas. Por lo tanto, cuando sientes que la rabia quiere apoderarse de tu ser, arrodíllate ante Jesucristo, pide su perdón y escucha sus palabras: “No se turbe su corazón. Ustedes creen en Dios; crean también en mí” (Juan 14:1).

ORACIÓN: Querido Jesús, ayúdame a cerrar la puerta de mi vida al pecado. No dejes que me dominen el odio y la rabia, sino haz que tu amor guíe mis acciones, pensamientos y emociones. En tu santo nombre. Amén.

Alimento Diario “Un Nuevo Día”

CPTLN lakeandbridgeGuíame, Señor, en tu justicia, y por causa de mis adversarios endereza tu camino delante de mí. Salmo 5:8

Comienza un día más. Este día estará repleto de oportunidades y desafíos, y también de decisiones y elecciones. Saludarás o no a una persona, contestarás o ignorarás las llamadas telefónicas, seguirás un chisme en las redes sociales u optarás por preservar la reputación de alguien, construirás un puente o levantarás una muralla en tu relacionamiento con un compañero de trabajo o estudio, etc.

Al confrontarse con situaciones semejantes, el salmista ora a Dios, pidiéndole: “Guíame, Señor, en tu justicia, y por causa de mis adversarios endereza tu camino delante de mí” (Salmo 5:8). En este nuevo día de tu vida, ora como el salmista y busca, en primer lugar, el reino de Dios y su justicia. ¡Que tengas un excelente día!

ORACIÓN: Salvador Jesús, perdóname por no lograr hacer siempre tu voluntad. Que el Espíritu Santo me guíe en las decisiones que debo tomar, y que siempre me acuerde de tu amor para así obrar con bondad y justicia para con mi prójimo. En tu nombre. Amén.

Audio Mensaje “José, el carpintero”

AudioMensaje 01

“… Dios envió al ángel Gabriel a la ciudad Galilea de Nazaret para ver a María, una virgen que estaba comprometida con José, un hombre que era descendiente de David… El ángel le dijo: ‘María, no temas. Dios te ha concedido su gracia. Vas a quedar encinta, y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre JESÚS… El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el Santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios…’. María dijo entonces: ‘Yo soy la sierva del Señor. ¡Cúmplase en mí lo que has dicho!’ Y el ángel se fue de su presencia… [El emperador]Augusto César promulgó un edicto en el que ordenaba levantar un censo de todo el mundo… Como José era descendiente de David y vivía en Nazaret, que era una ciudad de Galilea, tuvo que ir a Belén, la ciudad de David, que estaba en Judea, para inscribirse junto con María, que estaba desposada con él y se hallaba encinta. Y mientras ellos se encontraban allí, se cumplió el tiempo de que ella diera a luz, y allí tuvo a su hijo primogénito; y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en ese albergue.

¡Saludos! Me llamo José, y soy hijo de Jacob, descendiente del Rey David. Nací y crecí en un pueblo llamado Nazaret, en la región de Galilea. Mi vida se desarrollaba en forma normal, y hasta casi diría que rutinaria. Me ganaba la vida como carpintero, y estaba comprometido para casarme con una joven llamada María. Pero todo cambió el día en que supe que mi novia estaba embarazada… ¡y que el hijo que iba a tener no era mío! Cuando me enteré de lo que estaba sucediendo con mi prometida, decidí no casarme con ella. Según las tradiciones de mi pueblo, tenía derecho de denunciarla. Después de todo, ella había pecado y debía ser castigada. Sin embargo, Dios tenía otros planes.

Si bien todo lo que les voy a contar sucedió hace casi dos mil años, el impacto fue tan grande, que afectó mi vida para siempre. Les cuento cómo sucedieron las cosas.

Un día, antes que nos casáramos, Dios envió al ángel Gabriel a visitar a María. El ángel le dijo: “María, no temas. Dios te ha concedido su gracia. Vas a quedar embarazada, y vas a dar a luz un hijo, a quien le pondrás por nombre Jesús. Éste será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios, el Señor, le dará el trono de David, su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.”

Banner Leer  Banner Escuchar

Alimento Diario “De rodillas”

usm_devo_bv_fallAl entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se quedaron a cierta distancia de él, y levantando la voz le dijeron: “¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!” Cuando él los vio, les dijo: “Vayan y preséntense ante los sacerdotes.” Y sucedió que, mientras ellos iban de camino, quedaron limpios. Entonces uno de ellos, al ver que había sido sanado, volvió alabando a Dios a voz en cuello, y rostro en tierra se arrojó a los pies de Jesús y le dio las gracias. Lucas 17:12-16a

El leproso que “volvió alabando a Dios a voz en cuello” no era un simple leproso más que había sido curado de su enfermedad, sino alguien como tú y yo que reconoció haber estado en la presencia del Creador de la vida. Alguien que, luego de ese encuentro con el Dios viviente, reconoció en Jesús al Hijo de Dios que sana las heridas, que tiene misericordia, que abraza al impuro y que llora con quienes están de luto y sufren. ¿Cómo no arrojarse a sus pies y darle gracias?

ORACIÓN: Jesús, mi amado Salvador, de rodillas te entrego mi vida. Ayúdame para que cada gesto de este día sea de agradecimiento por los milagros que haces en mi vida. En tu santo nombre. Amén.

Alimento Diario “Mantente Sano”

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????Tú, hijo mío, esfuérzate en la gracia que tenemos en Cristo Jesús. Lo que has oído de mí ante muchos testigos, encárgaselo a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. Esta palabra es fiel: si morimos con él, también viviremos con él; si sufrimos, también reinaremos con él; si lo negamos, también él nos negará. Si somos infieles, él permanece fiel; él no puede negarse a sí mismo. 2 Timoteo 2:1-2; 11-13

Todos los días hay personas que deciden que van a empezar a hacer ejercicio físico para mejorar su salud o para tener un cuerpo escultural, y así pasan horas y horas en los gimnasios. El ejercicio físico es realmente bueno para la salud, pero para hacer frente a las dificultades de la vida, e incluso a la misma muerte, tener sólo buenos músculos no es suficiente.

En realidad, más que un “entrenador personal”, necesitas de un “salvador personal”: Jesús. En Jesús tendrás una fuerza que ningún ser humano puede tener, la fuerza que viene de la gracia el perdón y la compañía de Jesucristo, que es suficiente para enfrentar hasta a los peores enemigos. Por eso, el apóstol Pablo recomendó a Timoteo: “Tú, hijo mío, esfuérzate en la gracia que tenemos en Cristo Jesús” (2 Timoteo 2:1). Entonces, mantente sano en Cristo, y tendrás salud eterna.

ORACIÓN: Señor Jesús, dame la fuerza de tu gracia para que pueda enfrentar los desafíos del día de hoy y mantenga la salud eterna. En tu nombre. Amén.