Alimento Diario “Un corazón limpio”

usm_devo_prayingasiangirl2Dichosos los de corazón limpio, porque verán a Dios. Mateo 5:8 (DHH)

“Dichosos los de corazón limpio, porque verán a Dios”, dijo Jesús. Pero, ¿qué es un corazón sucio? “Porque de adentro del corazón humano salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la lujuria, la envidia, la calumnia, la soberbia y la insensatez.” (Marcos 7:21-22). El corazón sucio impide nuestra relación con Dios.

Pero, ¿cómo podemos tener un corazón limpio? Sólo es posible a través del Espíritu de Dios que nos conduce hasta Jesús, quien nos da a conocer a Dios. El perdón que Jesús nos da a través de su muerte y resurrección nos pone en el camino de la salvación. Solamente con Jesús podremos ver y seguir a Dios.

ORACIÓN: Querido Dios, reconozco que mi vida es impura por causa del pecado. Por eso te pido que me purifiques a través del perdón de Jesús. En su nombre. Amén.

Alimento Diario “¿Eres compasivo?”

usm_devo_gs_rochfallsDichosos los compasivos, porque Dios tendrá compasión de ellos. Mateo 5:7 (DHH)

En el tan conocido Sermón del Monte, Jesús dice: “Dichosos los compasivos, porque Dios tendrá compasión de ellos.” Hoy en día, esto parece ser algo muy difícil. No son muchas las personas que se quieren comprometer. Sin embargo, quienes decimos ser cristianos debemos involucrarnos con los que sufren demostrándoles amor, cariño y caridad.

Jesús fue misericordioso y compasivo incluso con quienes lo persiguieron, maltrataron y despreciaron. Hasta en la misma cruz Jesús demostró misericordia y compasión, pidiendo a Dios Padre que perdonara a quienes lo estaban crucificando, porque no sabían lo que estaban haciendo. Jesús también tuvo misericordia de ti y de mí, pagando con su vida el precio de nuestra salvación. Jesús nos ama, a pesar de nuestra falta de amor, bondad y compasión.

ORACIÓN: Querido Jesús, por tu gran compasión diste tu vida para salvarme. Gracias, Señor. En tu nombre. Amén

Alimento Diario “La Voluntad de Dios”

CPTLN LentBienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Mateo 5:6

Tener ‘hambre y sed de justicia’ es querer hacer la voluntad de Dios. Pero, ¿cómo sabemos cuál es la voluntad de Dios? Fácil: la voluntad de Dios es lo que él nos dice en sus Diez Mandamientos. Lo que sucede es que, lamentablemente, nosotros preferimos dejar de lado su voluntad y hacer la nuestra, causando toda la injusticia, confusión y caos que vemos a diario en el mudo.

Pero Dios conoce nuestras debilidades y nuestra incapacidad de seguir sus caminos. Fue por ello que envió a su hijo Jesucristo, quien vino a nuestro mundo a cumplir con la voluntad del Padre celestial. Así fue que Jesús vivió, sufrió y murió en nuestro lugar, convirtiéndose en nuestro Salvador. Cuando lo seguimos en fe, nos volvemos obedientes a la voluntad de Dios gracias a su perdón. Es muy importante que recordemos lo que dice la Palabra de Dios: “El mundo y sus deseos pasan; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17).

ORACIÓN: Querido Dios, reconozco que muchas veces no sigo tu santa voluntad, y por ello te pido perdón. Confío en Cristo, quien cumplió plenamente tu santa voluntad, abriéndome el camino que me lleva a ti y a la vida eterna. En su nombre. Amén.

Mensaje de Esperanza “¿Quién es Dios para Ti?”

Para muchas personas Dios no existe. Otras creen que Dios es un juez que tiene un cuadernito en la mano anotando todas nuestras fallas y que en el día de nuestra muerte nos apuntará los pecados y nos condenará a la muerte. La Biblia es la Palabra de Dios y en ella vemos que Dios quiere que lo llamemos Padre. Dios es nuestro Padre, un Padre lleno de amor y de bondad. La prueba de esto es que Él envió a Su Hijo Jesucristo para que muriera en nuestro lugar y así pagara la culpa de nuestro pecado. Gracias al sacrificio de Cristo nosotros tenemos el perdón de los pecados y la certeza de la vida eterna. Por eso acuérdate que Dios es tu Padre. Él no quiere condenarte, mucho menos castigarte  por causa de tus pecados. En Cristo Él te espera de brazos abiertos. Aprovecha esta oportunidad y aun hoy corre a los brazos de tu Padre.


Oremos:
Señor Dios, gracias porque yo se que tengo un Dios en quien puedo confiar, un Dios real y verdadero, un Dios de amor. Aumenta en mi esa fe, diariamente. Amén

Alimento Diario “Dichosos los humildes”

CPTLN prayingmansunsetDichosos los humildes, porque heredarán la tierra prometida. Mateo 5:5 (DHH)

La desobediencia de los primeros seres humanos, Adán y Eva, trazó una trayectoria de destrucción que nos trajo como consecuencia la separación de Dios y la muerte. Pero la venida de Jesús al mundo nos puso nuevamente en el camino de la verdadera felicidad. Jesús se humilló dejando su trono celestial para venir a nuestro mundo pecador para que, a través de él, pudiéramos ser perdonados. A pesar de ser Dios él vino a servirnos, y su humilde muerte en la cruz nos trajo salvación.

El sacrificio de Jesús asegura que los humildes recibirán lo que Dios ha prometido: el descanso eterno. La promesa de que seremos exaltados juntamente con Cristo es fiel y verdadera. Jesús nos anima a que vivamos humildemente delante de Dios Padre, pues esa es su voluntad.

ORACIÓN: Querido salvador Jesús, tu vida fue el ejemplo perfecto de humildad. Perdóname, Señor, por mi orgullo y egoísmo, y enséñame a vivir cada día con el ejemplo de tu humildad. Amén.

Alimento Diario “Vida en Jesús”

CPTLN orangeflowerCuando Jesús vio a la multitud, subió al monte y se sentó. Entonces sus discípulos se le acercaron, y él comenzó a enseñarles diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Mateo 5:1-4

¿Has escuchado hablar del Sermón del Monte? Allí es cuando Jesús dice: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.”

El camino a la vida plena comienza con el reconocimiento de nuestros errores. Jesús, el hijo de Dios, es el único que puede cambiar nuestra condición de insatisfacción e infelicidad. Cuando reconocemos nuestra pobreza y vacío espiritual, Dios se compadece de nosotros y atiende nuestras súplicas. Gracias al sacrificio y resurrección de Jesús, podemos disfrutar del perdón de nuestros pecados, de una vida plena, y de la esperanza de la vida eterna junto a Dios.

ORACIÓN: Querido Jesús, deseo oír tu voz. Enséñame a buscar diariamente tu reino y a reconocer mi pobreza espiritual. Ayúdame para que, en medio de las lágrimas, pueda encontrar consuelo en tu santa Palabra. Amén.

Alimento Diario “El Rey en la cruz”

usm_devo_gs_crossoflordY a Jesús le dijo: Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino. Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso. Lucas 23:42-43

Uno de los malhechores crucificados al lado de Jesús le dijo: “Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino” (Lucas 23:42). Sí, en la cruz mataron a un Rey. El Rey del universo se humilla y se deja matar. El mismo Rey que, en vez de nacer en una cuna de oro, es acostado en un pesebre. El mismo Rey que come con personas de mala fama y que sirve a los enfermos. El Rey que carga sobre sus hombros, hasta la cruz, nuestros pecados.

El malhechor que, arrepentido, pone su esperanza y vida en las manos de Jesús, escucha unas maravillosas palabras de consuelo. “Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). Mira tú también a la cruz, y verás al Rey que vino y que va a volver. ¡Confía en él, y él te preparará un lugar en su Reino!

ORACIÓN: Cristo Rey, en tus manos pongo mi vida. Amén.