Llevando las dificultades a Dios

Cuando pasamos por dificultades, acostumbramos preguntarnos donde fue que nos equivocamos. A pesar de que hayamos hecho tantas cosas erradas, Dios envió a Jesús para darnos el perdón de los pecados y la Salvación. Esta certeza nos deja más tranquilos. Reconocer la acción de Dios en nuestra vida hace con que nos sintamos seguros. Con la conciencia aliviada podemos seguir luchando por los intereses de Dios y preocuparnos unos con los otros, pidiendo alivio para nuestras angustias. Busquemos el consuelo de la Palabra de Dios. Podemos llevar a Él todas nuestras preocupaciones y dificultades en oración. Él nos acoge, nos perdona y nos reanima. Nuestro Dios está siempre con nosotros.

Oremos: Querido Dios, qué bueno que puedo mantener mi cabeza en alto y seguir luchando. Dame siempre esta seguridad. Amén

“Señor, ten compasión de nosotros, que esperamos en ti. Sé nuestro apoyo todas las mañanas, nuestra salvación en tiempos de dificultad” (Isaías 33:2)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s