Busca primero

amo-primero

Reflexión de hoy

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y on todas tus fuerzas.” Marcos 12:30

Mi cumpleaños es en octubre. Con varios meses de anticipacion mis hijos comienzan a preguntarme: “¿Qué quieres de regalo?” En los últimos años no he sido capaz de darles una buena respuesta. En algún momento me convertí en una de esas personas para la cual se hace muy difícil comprar un regalo.

No pasa lo mismo con Bill Bramanti, de South Chicago Heights, en Illinois. A Bill le encanta la cerveza Pabst Blue Ribbon. En realidad le gusta tanto la cerveza, que se hizo hacer un féretro en forma de latita de cerveza. Luego organizó una fiesta para él mismo, sus amigos, y su familia, y como le gusta tanto la cerveza Pabst, llenó el féretro con hielo y cerveza Blue Ribbon.

No tengo nada en contra de la cerveza o del féretro en forma de latita de cerveza. Pero qué lindo sería si tuviéramos tanto entusiasmo para el Señor.

Jesús dijo una vez que el mandamiento más importante en la vida es que las personas amen al Señor con todo su corazón, su alma, su mente, y su fuerza. Es un mandamiento que a menudo se olvida, especialmente cuando las cosas de la vida se interponen.

Amar a Dios con cada parte de nuestro ser. Si alguien que no fuera Jesús nos pidiera algo así, nos sentiríamos avasallados. Pero no pasa lo mismo con nuestro Salvador. Él tiene el derecho de pedirnos que amemos completamente a Dios, porque él nos amó completamente a nosotros.

Al seguir la voluntad de su Padre y al cumplir las profecías y promesas del Antiguo Testamento, Jesús se dio a sí mismo completamente para ganar nuestra salvación. Para que seamos salvos, Jesús nos amó y se ofreció a sí mismo como rescate vivo por nuestras almas.

Al hacerlo, Cristo mostró un nivel de compromiso que este mundo nunca había visto antes y nunca más verá. Al vivir para nosotros, el Salvador exhibió una dedicación que hace que, en comparación, la devoción de Bill Bramanti no sea nada.

Después de haber visto la inmensa gracia de Jesús y haber presenciado la perseverancia hasta la muerte del Salvador, el apóstol Juan proclamó para que todos sepan: “Nosotros lo amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19).

Querido Salvador, porque tú nos amaste, debemos amarte siempre. Mantennos leales a ti, y no nos dejes distraernos con cosas que sólo tienen un valor pasajero. En tu nombre. Amén.

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Que no debo ¿QUÉ?

libertad

Reflexión de hoy

“Manténganse, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud.” Gálatas 5:1

Casi todo el mundo sabe que Jesús era amable, amable y compasivo. Lo que la mayoría olvida es que Jesús también era muy duro con cualquiera que tratara de crear leyes y decir que esas leyes eran dadas por Dios.

Jesús realmente se enojaba con quienes trataban de imponer sus leyes a otros. Si no me cree, lea Mateo 23:3b-4. Entre lo más suave que Jesús dice acerca de los fariseos (los que establecían leyes por cuenta propia) están estas palabras: “…porque dicen una cosa y hacen otra. Imponen sobre la gente cargas pesadas y difíciles de llevar, pero ellos no mueven ni un dedo para levantarlas.”.

¿Han oído hablar del Talibán de Pakistán? Los militantes del Talibán rasuraron la mitad del pelo de las cabezas, barbas y bigotes de cuatro hombres que encontraron culpables de transgredir la ley. Pero, ¿qué tipo de ofensa podría merecer un castigo tan raro? Esto es lo que uno de los hombres nos explica: “Estaba con tres amigos en mi coche escuchando música cuando un grupo armado del Talibán nos paró, y después de quebrar los cassettes y la casetera nos rasuraron la mitad de la cabeza y de los bigotes, nos golpearon, y nos ordenaron no volver a escuchar música”.

Cuando se le preguntó si había denunciado este incidente a la policía, su respuesta fue: “No, porque si lo hacía quizás el Talibán se molestaría aún más… y yo temo por mi vida”.

¿Qué pensarían los que dicen que todas las religiones son iguales? Quizá algunas personas pueden querer una religión que enseñe: “No escucharás canciones bonitas”. Yo prefiero una fe que favorece el expresarse con una “canción de gozo” y una iglesia donde un escritor inspirado por Dios y ex-fariseo pueda decir: “Cristo nos libertó para que vivamos en libertad”.

Jesús nos ha dado libertad. Sabiendo eso, Pablo nos anima: “Manténganse, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud.” En nuestra oración hoy nos regocijamos en esa libertad comprada con sangre que Jesús ha dado a todos los que le reconocen como Salvador.

Señor, haz que sea posible traer al arrepentimiento a aquellos que piensan que te hacen un favor al crear leyes religiosas. Permite que vean que la salvación sólo puede ser obtenida a través de la gracia y solamente por gracia. Dirígelos a creer en Jesús, que es tu gran regalo de salvación, y en cuyo nombre oramos. Amén.

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

La Promesa se cumplió

promesas

MENSAJE DE ESPERANZA SEMANAL

Vivimos días en los que la Palabra de las personas parecen no valer nada. Las personas prometen, prometen y no cumplen. ¿Aún es posible creer en alguien? Sí, confía en Dios y en Su Santa Palabra. Dios es fiel y cumple todas las promesas. Lo vemos en el nacimiento de Jesucristo, lo que es el cumplimiento de la promesa más importante hecha por Dios. Después de que el hombre pecó, Él prometió enviar al Salvador, aquel que daría Su vida para que todos nosotros tuviéramos el perdón de los pecados y de regalo ganáramos la vida eterna. Tú puedes confiar en Dios. Él te ama y te elige para que vivas con Él durante toda la eternidad. Dios cumple Sus promesas. Confía en Él hoy y siempre.

Gracias te doy, Señor, por Tu fidelidad y amor para conmigo. Reconozco que no soy fiel a Ti y pido Tu perdón. Ayúdame, Señor, a confiar cada vez más en Jesús, pues sé que Él es el Salvador que Tú prometiste y enviaste al mundo para salvarme. Amén.

Riquezas

Valor

Imagen de Pixabay.com

Reflexión de hoy

“Lo mismo pasa con ustedes, pues hasta los cabellos de su cabeza están todos contados. Así que no teman, pues ustedes valen más que muchos pajarillos.” Lucas 12:7

Rick Norsigian, de Fresno, California, es un hombre bendecido y rico.

Resulta que hace varios años, Rick fue a un mercado de pulgas con la intención de comprar una silla de barbero pero, en vez de comprar la silla, terminó comprando unas cajas con placas fotográficas muy antiguas.

Rick guardó las cajas todos esos años, hasta que descubrió que eran los negativos de fotos tomadas por Ansel Adams… algunos de los pocos que se salvaron del incendio que quemó el estudio de este famoso fotógrafo.

En definitiva, las placas fotográficas por las que Rick pagó $45 dólares, ahora valen alrededor de $200 millones de dólares.

Si se está preguntando como muchos de nosotros: “¿Por qué no me sucede algo así a mí?”, y si usted es un creyente en Jesucristo, le aseguro que eso ya le ha ocurrido.

Cuando otras personas nos miran, es posible que no vean en nosotros más que una persona común y corriente. Pero cuando el Señor nos mira, él ve algo muy diferente.

Él ve un alma tan valiosa, que estuvo dispuesto a sacrificar a su Hijo único para darnos salvación.

¿Cuánto vale usted para el Señor? Bueno, usted vale más que muchos gorriones… usted incluso vale la vida, sufrimiento, crucifixión y resurrección del Hijo de Dios.

Esa es una clase de valor que no se puede depositar en el banco, y tampoco va a figurar en la portada de una revista famosa, pero tiene valor. Gracias a que Jesús se sacrificó a sí mismo, usted ha sido perdonado y redimido, y ha recibido la promesa de la vida eterna en el cielo junto a Dios.

Para abreviar, usted es más bendecido y por mucho más rico que Rick Norsigian… a menos que Rick también sea un creyente.

Señor Jesús, te doy gracias porque aunque el mundo no piense mucho de mí, tú me amaste lo suficiente como para ofrecer tu vida como rescate por mi salvación. Ayúdame a estar siempre agradecido por el sacrificio que tú hiciste por mí. En tu nombre. Amén.

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Ni todos creen

Burla

Imagen de Pexels.com

MENSAJE DE ESPERANZA SEMANAL

“Pero para vosotros que me honráis, mi justicia brillará como la luz del sol, que en sus rayos trae salud. Y saltaréis de alegría como becerros que salen del establo.” Malaquías 4:2 

No es difícil encontrar personas en la escuela, universidad o en el trabajo, inclusive en nuestro grupo de amigos, que se burlen de la fe en Cristo y afirman no creer en la existencia de un Dios amoroso.

Tal vez, tú también conozcas a alguien que piensa de esa manera. Entonces, preocupado, te preguntas: ¿Qué puedo hacer por personas así? Podemos orar por ellas y hablarles del amor de Dios demostrado en Jesús, con la esperanza de que en algún momento se arrepientan y crean. Una felicidad sin medida espera a los que en Él confían. Sabiendo de esto, continuemos fieles en la certeza de que, debido al sacrificio de Cristo en la cruz, y por Su resurrección, también nosotros compartimos esa alegría de la vida eterna.

Padre nuestro, sigue siendo paciente para con los que no confían en Tu amor y fortalece la fe de los que creen en Tu promesa. Amén.

El gran escape

Tormentas

Imagen de Pexels.com

Reflexión de Hoy

“Por lo tanto, manténganse siempre atentos, y oren para que se les considere dignos de escapar de todo lo que habrá de suceder, y de presentarse ante el Hijo del Hombre.” Lucas 21:36

Después del huracán Katrina, Nueva Orleáns aprendió que todos los habitantes deben ser obligados a evacuar. El Cuerpo de Ingenieros aprendió que era necesario elevar la altura de las barreras, y la Guarda Nacional y la Policía aprendieron que las calles no pueden ser dejadas en manos de saqueadores.

Pero, por sobre todas las cosas, las personas parecen haber aprendido que es necesario escapar de la destrucción cuando ella está viniendo, y por eso doy gracias.

Como solía decir mi padre: “Si te engañan una vez, culpa al otro; si te engañan dos veces, cúlpate a ti mismo”. Los habitantes del Golfo decidieron que el siguiente huracán no los iba a encontrar otra vez sin estar preparados.

Es una lástima que ese mismo tipo de aprendizaje no sea aplicable a todas las personas cuando se trata de tormentas espirituales.

En las Escrituras, el Señor dice que debemos estar alertas, preparados para escapar las tragedias y los terrores de la vida que casi con toda seguridad nos va a tocar vivir. Una y otra vez la Biblia nos advierte que nuestra vida en este mundo es pasajera, y que va a llegar el día en que tendremos que estar frente al Señor, quien nos juzgará.

Lamentablemente, muchos son los que ignoran el consejo de Dios, y aún cuando han visto a familiares o amigos ser abatidos por las tormentas de la vida, siguen viviendo como si a ellos nunca les fuera a pasar nada.

Razón por la cual, al mismo tiempo que doy gracias porque los habitantes del Golfo han aprendido a escapar de las tormentas físicas, también oro para que hagan lo mismo ante las tormentas espirituales. Pidámosle al Señor que envíe su Santo Espíritu para que todas las personas puedan, con fe en Jesucristo, escapar los vendavales espirituales que la vida les presente.

Querido Padre celestial, te doy gracias por ser la roca firme en medio de las tormentas de la vida. Te pido que aumentes mi fe para que, a través de mi vida, quienes me rodean puedan ver que tú eres la fuente de fortaleza y alegría de cada uno de mis días. En el nombre de Jesús. Amén.

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Él está allí

Allí

Imagen de Pixabay.com

Reflexión de Hoy

“Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.” Mateo 28:20b

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Más vale pájaro en mano que cien volando. El que ríe último, ríe mejor. Nunca hubo una guerra buena ni una paz mala.

Dichos populares que encierran gran sabiduría.

No hace mucho escuché a alguien decir: “Muchos son los que están dispuestos a subirse contigo en la limusina, pero lo importante es saber quién estará dispuesto a subirse contigo al bus cuando la limusina se rompa”.

Todos estamos rodeados de personas que dicen ser amigos nuestros mientras tenemos dinero, o salimos de jarana, o tenemos algo para ofrecerles. Pero cuando necesitamos ayuda o estamos enfermas, de pronto desaparecen como por arte de magia.

Nuestro salvador Jesús no es así. Él siempre está con nosotros, sin importar en qué situación nos encontremos. Él, que dio su vida en la cruz para abrirnos las puertas del cielo, nos ha mostrado lo que significa ser fiel.

Cuando Jesús dijo: “Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”, no estaba mintiendo. En tiempos buenos y en tiempos malos, en tiempos alegres y en tiempos tristes, él va a estar con nosotros.

Sigamos su ejemplo. Así como Jesús, los cristianos debemos ser amigos de quienes no tienen amigos, amparar a los desamparados, y defender a los indefensos.

Sea en la limusina, en el bus, o caminando con zapatos agujereados, Dios nos ha dado la oportunidad y el privilegio de reflejar el amor del Salvador a los demás.

Querido Señor, gracias por ser mi amigo en todo tiempo y por estar a mi lado en toda situación. Ayúdame a ser más como tú con mis amistades y con quienes no conozco, para que los demás puedan descubrir tu amor a través de mí. En tu nombre. Amén.

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

 

En el nombre de Jesús

Ola

Reflexión de Hoy

“Sucedió que Jonatán se encariñó con David y lo quiso como a sí mismo.” 1 Samuel 18:1b

Dick Barr era mi amigo. Lo voy a extrañar. Lo conocí personalmente hace años, pero en realidad me encontré con él hace mucho más tiempo, mientras leía la Biblia. El padre espiritual de Dick fue Jonatán, el amigo del hombre que, eventualmente, se convertiría en el Rey David.

Le invito a que lea en la Biblia la historia de David y Jonatán. Jonatán tenía muy pocos defectos, y una característica muy especial: él amaba de verdad a sus amigos, a quienes se entregaba totalmente.

Eso fue lo mismo que hizo Dick Barr. Después de la muerte del Dr. Hoffmann, quien durante muchísimos años fuera el orador de nuestro programa radial “La Hora Luterana”, en un viaje de pesca en Arkansas se me pidió a mí que tomara su lugar.

Esos viajes de pesca habían comenzado hacía más de 40 años, cuando el padre de Dick, que en ese entonces servía como Presidente de la Liga de Laicos Luterana, pensó que el orador de “La Hora Luterana” necesitaba tener un tiempo de descanso. Cuando el padre murió, sus hijos, incluyendo Dick, se encargaron de que el viaje anual de pesca continuara realizándose.

Como Jonatán en la Biblia, el ministerio de Dick y del resto de los Barr ha sido el de apoyar a los obreros profesionales del Señor.

A lo largo de mi ministerio he sido bendecido a través de muchos hombres y mujeres como él. Personas que, sin esperar ser reconocidas o aplaudidas, en el nombre de Jesús escuchan, oran, y apoyan a sus pastores en todo lo que les es posible.

Hace ocho años cuando Dick y su esposa estaban de vacaciones en el Cabo San Lucas, Méjico, mientras caminaban cerca de la playa, dos olas golpearon contra la costa y los arrastraron mar adentro. La esposa de Dick se salvó, pero Dick fue a reunirse con su Salvador.

Creo firmemente que Dick, que dos veces había vencido el cáncer, hubiera querido que su inesperada muerte le dé a usted ánimo.

Él me haría decirle: “Viva la vida amando y apoyando a los demás en el nombre de Jesús. Quizás haya otras cosas en la vida que paguen mejor o que luzcan mejor a la vista de los hombres, pero eso es lo que Jesús nos ha pedido que hagamos. Viva su vida de tal manera que, cuando una ola venga y lo derribe, pueda mirar a los ojos al Salvador y decirle: Jesús, porque tú me amaste, en tu nombre amé a los demás”.

Querido Señor Jesús, aún siendo pecador tú me mostraste cuánto me quieres al vivir, morir y resucitar. Gracias a tu amor he sido rescatado del castigo y la condenación eterna, y con la ayuda de tu Espíritu Santo puedo amar a los demás así como tú me amas. Amén.

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

No cierres la puerta

Puertas

Imagen de Pexels.com

MENSAJE DE ESPERANZA SEMANAL

“Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos.” Apocalipsis 3:20

Muchas veces el comportamiento y las palabras de una persona no reproducen exactamente aquello que se pasa en su corazón, sirven apenas para tratar de esconder un terrible conflicto interno. Este conflicto tiene inicio cuando Dios, amorosa y tranquilamente, empieza a llamar a la puerta de nuestro corazón. Cristo También llama a tu puerta, queriendo entrar en tu vida y cambiarla completamente. No cierres tus oídos y tu corazón a Dios y al perdón que solamente Jesús puede ofrecerte. Con fe en Él, vivirás la alegría y la certeza de la vida eterna.

Querido Dios, estés presente en mi vida. Líbrame de la vanidad, haciéndome capaz de confiar en aquello que el Salvador Jesús realizó para mi Salvación. Amén.

Enfrentando a los leones

Enfrentando

Reflexión de Hoy

“Mi Dios envió a su ángel para que cerrara las fauces de los leones y no me hicieran daño.” Daniel 6:22a

Este conocido pasaje del libro de Daniel nos sitúa en un momento histórico en la vida del citado profeta en el que, habiendo amado más al Dios viviente que a la vida otorgada por Él, prefiere enfrentarse a las temibles fauces de los leones, confiado en el Dios fiel de sus antepasados, el Dios que abrió el Mar Rojo, el Dios de la Alianza, el de las promesas cumplidas.

No fue fácil para Daniel enfrentarse a la muerte. Sin duda alguna, no era un superhombre con poderes especiales para domar a los leones o con trucos sobrenaturales que hicieran desaparecer a los felinos. Daniel era, más que nada, un hombre de fe cuya fortaleza provenía de la confianza en el poderoso Dios de Israel.

El miedo a perder la vida nos puede llegar a dominar de tal manera, que en algunas ocasiones podríamos claudicar, olvidando nuestros principios, valores, e incluso nuestra fe, tesoro más preciado aun que la vida misma.

Ante la disyuntiva de elegir entre la vida terrenal y la Vida que proviene de la fe en Jesús, la alternativa es una sola. Es el mismo Maestro quien nos interpela para saber elegir: “Porque ¿de qué le sirve a uno ganarse todo el mundo, si pierde su alma? ¿O qué puede dar uno a cambio de su alma?” (Mateo16:26).

Daniel, confiado en Dios, supo elegir. Y su elección no sólo garantizó su vida terrenal, sino que le ganó el respeto del Rey Darío y la posibilidad de que todo un imperio reconociera y adorara a su Dios: “Porque él es el Dios viviente; él permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido. ¡Su dominio perdurará hasta el fin! El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra. ¡Él es quien ha salvado a Daniel de las fauces de los leones!.” (Daniel 6:26b-27).

Querido Padre celestial, ayúdanos a enfrentar los leones que se nos presentan en nuestras vidas estando seguros que tú, en tu gran amor, siempre nos proteges. En el nombre de Jesús. Amén.

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones