Mensaje de Esperanza Semanal: Sin miedo al mañana

Alguien dijo una vez: “El brasileño no tiene miedo al fin del mundo. Tiene miedo al mañana”. Este miedo lleva muchos a la desesperación, pues no esperan nada después del fin del mundo. Y tú, ¿Tienes miedo al fin del mundo?. No temas al fin del mundo, ni al mañana. Busca al Señor Dios en Su Palabra, la Biblia. Deposita tu esperanza en Cristo. Él está siempre cerca, queriendo ser encontrado, listo para perdonar todos nuestros errores y para fortalecer nuestra fe.

Oremos… Señor, danos siempre Tu Palabra, que fortalece nuestra fe en Jesucristo. Esperamos en tu graciosa promesa de vida eterna. Amén.

Alimento Diario “Sabiduría”

Imagen de sharpemtbr / Pixabay.com

Imagen de sharpemtbr / Pixabay.com

Versículo Bíblico:

“La ley del Señor es perfecta: reanima el alma. El testimonio del Señor es firme: da sabiduría al ingenuo.” Salmos 19:7

La subdivisión Piedras de Lago en la ciudad de Louisville, Kentucky, es un lugar muy tranquilo y bonito. Es uno de esos lugares ideales para echar raíces y criar una familia. Por lo menos debería ser un lugar así, pero en realidad no lo es, porque a pesar de que la velocidad máxima permitida es de 25 millas por hora, algunos automóviles pasan hasta a 55 millas por hora.

Ningún conductor que vaya a esa velocidad puede reaccionar lo suficientemente rápido como para evitar atropellar a un niño que salga corriendo de entre los autos estacionados y se le cruce inesperadamente.

Las autoridades están dispuestas a colocar en la calle lomas de burro si el 70% de los residentes piensan que es necesario hacerlo… y si esos mismos residentes están dispuestos a pagar la mitad del costo del proyecto.

Las lomas de burro serán puestas, o no. Mientras tanto, Landon Wilburn se ha convertido en vigilante.

Ser vigilante no es fácil, especialmente para Landon que tiene solamente 11 años. A pesar de su corta edad, él cree que debe hacer todo lo que esté a su alcance para proteger su vecindario. Al principio comenzó gritándole a los coches que pasaban a toda velocidad, pero como ese método no le dio resultado, decidió ponerse un chaleco reflectante, un casco, y apuntar a los coches con una pistola radar de juguete.

¿Cuál ha sido la reacción de los conductores ante un niño de 11 años armado con una pistola radar de juguete? De acuerdo a lo que dicen los residentes de la subdivisión, cuando estos apenas ven el radar, aún cuando esté en las manos de un niño, se apresuran a frenar y luego siguen su camino a la velocidad límite.

Como dijo el Rey David: la ley da sabiduría al ingenuo. Sabemos que el monarca del Antiguo Testamento se refería a la ley perfecta de Dios, y no a las leyes de tránsito que Landon estaba haciendo cumplir.

Sería mucho mejor si los seres humanos pudiéramos ser sabios por nosotros mismos, pero no lo somos. Sería mucho mejor si pudiéramos vivir correctamente por nosotros mismos, pero no podemos. Porque todos nosotros, sin excepción, somos pecadores -una característica que la ley de Dios nos señala claramente. Al igual que el radar de Landon, la ley de Dios nos hace saber que estamos haciendo lo que no debemos.

Lamentablemente, la ley de Dios no nos ayuda a salir del estado en que estamos.

Si vamos a ser salvos, si vamos a pasar de pecadores a santos perdonados, necesitamos más que la Ley de Dios… necesitamos el amor de Dios… el amor de Dios encarnado en Jesucristo. El Niño de Belén, el Cristo de la cruz, el Salvador de la tumba vacía. Jesús es la respuesta de gracia de Dios para nuestro ser pecador.

Querido Señor, tu ley me muestra mis pecados y mis faltas. Por todos ellos te pido perdón. Pero también me alegro en tu hijo Jesucristo, quien me limpia y salva de todo lo que era. Ayúdame para que viva como un ex-pecador y como un santo perdonado. En su nombre te lo pido. Amén.

© Copyright 2015 Cristo Para Todas Las Naciones

Alimento Diario “Reír cuando no debemos”

Imagen de TaniaVdB / Pixabay.com

Imagen de TaniaVdB / Pixabay.com

Versículo Bíblico:

“Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero.” Romanos 7:19

A pesar de no ser una virtud cristiana, hay quienes se deleitan cuando a alguien le va mal. Un periódico de Minneapolis publicó una historia sobre lo que sucedió en un cementerio de Lebanon, Indiana, donde una mujer de 36 años llamada Katherine se clavó una espada a sí misma.

Resulta ser que Katherine es una bruja, seguidora de Wica. Junto con su grupo de brujas, estaban en el cementerio (que ya había cerrado), donde con velas, incienso, y una espada, estaban realizando una ceremonia de agradecimiento por haber tenido una racha de buena suerte.

Al llegar a cierto punto en la ceremonia, Katherine debía clavar la espada en la tierra, pero calculó mal, y se la clavó en el pie, lo que, supongo, terminó de apuro la ceremonia de agradecimiento por tener buena suerte. Al leer la historia mi primer reacción fue de risa. Si hubiera estado allí, hubiera reaccionado distinto, pero no estaba allí, por lo que no pude evitar reírme, aunque sé que lo que hice no fue cristiano ni apropiado, por lo que lamento haberlo hecho.

Esto demuestra que Pablo no fue el único que tenía problemas en hacer el bien que debía y continuar haciendo el mal que no debía. La verdad es que, si soy capaz de reírme de alguien que se clava una espada en su propio pie, necesito un salvador. Cada día hago cosas que no debo, por lo que cada día necesito el perdón que solamente el sacrificio y la resurrección del salvador Jesús puede darme.

Quiero aclarar que no hubiera escrito todo esto si no creyera que usted es casi tan pecador como yo. Quizás usted no se haya reído ante el incidente de la espada en el pie, pero cada uno de nosotros tenemos nuestros momentos, nuestros momentos pecaminosos, momentos en los que necesitamos al Salvador.

Querido Señor, no entiendo cómo pudiste sacrificar a tu Hijo por un pecador como yo, pero por ello te alabo y te doy gracias infinitas. Te pido que tu perdón me cubra cada día de mi vida. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2015 Cristo Para Todas Las Naciones

Alimento Diario “Cada día”

Imagen de ChadoNihi  / Pixabay.com

Imagen de ChadoNihi / Pixabay.com

Versículo Bíblico: “Este es el día que hizo Jehová; ¡nos gozaremos y alegraremos en él!” Salmos 118:24 (RVR1995)

A lo largo de mi vida he tenido la oportunidad de celebrar junto a personas que han llegado a cumplir 100 años de vida. Indefectiblemente, en esas celebraciones, alguien pregunta: “¿Cuál es el secreto para llegar a esa edad?” Las respuestas que he escuchado han sido muy interesantes. Algunos han dicho: “Yo me cuidé mucho y llevé una vida muy sana”. Otros: “Yo fumé tres cigarros por día y tomé brandy antes del almuerzo”.

Pero la mejor respuesta de todas fue la que me dio una pequeña anciana. Durante la fiesta de su cumpleaños, uno de sus familiares le hizo esa pregunta a la cual, sin siquiera pestañear, y con brillo en los ojos, contestó: “No estoy cien por ciento segura, pero creo que es porque nunca dejé de respirar, y, hasta donde yo sé, esa fue la razón por la cual mis amigos no han logrado vivir tanto como yo”.  De más está decir que tanto la familia como los amigos apreciaron mucho su manera de encarar la vida. Ojalá hubiera más personas como ella. Porque muchas de las personas que encuentro en mi caminar parecen habitar en el lado oscuro y depresivo de la vida. Los problemas, las enfermedades, y todo tipo de dificultades, los hacen vivir malhumorados y desanimados.

Si usted se siente así, lo aliento a que, por la gracia de Dios, se deshaga de esos sentimientos. Cada día que podemos “respirar”, Dios nos ofrece alegría. Cada día de vida que Dios da a sus hijos perdonados es una oportunidad para compartir la paz y la esperanza que tenemos en nuestro Salvador. Cada día es un día que el Señor ha hecho para que sus redimidos puedan disfrutar. Si el malhumor o el desaliento lo están tirando abajo, deje que Dios lo levante. El Señor está y estará con usted mientras usted respire, y, gracias a su Hijo, seguirá estando con usted cuando deje de respirar.

Querido Dios, gracias por cada día que me has dado. Ayúdame a alegrarme tanto en las alegrías como en los desafíos, sabiendo que tú estás conmigo en todo momento. Enséñame a recordar que cada día es un regalo y una bendición. En el nombre de Jesús. Amén.

 

© Copyright 2015 Cristo Para Todas Las Naciones

Alimento Diario “Alegría en todo tiempo”

Imagen de aunhtet0 / Pixabay.com

Imagen de aunhtet0 / Pixabay.com

Versículo Bíblico:

Estén siempre gozosos. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en todo, porque ésta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.” 1 Tesalonicenses 5:16-18

 

“Dios ha sido tan bueno conmigo. Cada día le doy gracias.” Esas fueron las palabras que me dijo una señora que visité en las afueras de Tijuana. Sentada junto a ella en su casa, era evidente que llevaba una vida muy humilde. La casa no era más que una simple estructura con piso de tierra. Su pobreza era agravada por la necesidad de criar sola a sus hijos, ya que su marido estaba en la cárcel. Y, como si todo eso no fuera suficiente, convive con un tumor en el cerebro que, si bien no está creciendo, le ha afectado la visión.

Esta señora participa en la misión luterana local, y ha llegado a conocer a un Dios bueno que la ama. Ella sabe que su vida está en manos de Dios, y que él siempre va a proveer tanto para ella como para su familia, más allá de las circunstancias por las que estén pasando.

Esta señora confía en la bondad y el amor de Dios, y es esa confianza lo que le ha dado esperanza, aún en medio de todas las dificultades que está pasando. Ella también ha encontrado alegría -la alegría de la que habla Pablo en el texto para hoy. Esta alegría no tiene nada que ver con las circunstancias de la vida o las posesiones temporales, sino con la relación que tenemos con el Creador del cielo y de la tierra.

Porque sólo en Jesús podemos encontrar verdadera alegría. Con fe y gratitud, los creyentes podemos ver la perfección de vivir con Jesús, nuestro Rey y Salvador. Y con esa misma fe y gratitud, podemos también ver que las cosas que nos suceden en la vida son pequeñas comparadas con nuestro gran Dios, y que sus promesas nos dan la alegría y la seguridad que necesitamos para darle gracias en todo momento.

Gracias, Padre, por perdonar nuestros pecados a través de la muerte y resurrección de Jesucristo. Gracias por regalarnos el cielo: es todo lo que necesitamos, y es suficiente. Amén.

 

Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por Melissa Salomón cuando trabajaba en Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por Melissa Salomón quien trabajó como directora del Centro Ministerial de Cristo Para Todas Las Naciones-México. CPTLN comparte las Buenas Nuevas de la salvación de Jesucristo en más de 50 países y seis continentes a través de 34 Centros Ministeriales. Si desea más información sobre los Centros Ministeriales, diríjase a Por el mundo en el menú, y seleccione el país que le interesa.

Alimento Diario “¿A quién escucha?”

Imagen de 3lilapples / Pixabay.com

Imagen de 3lilapples / Pixabay.com

Versículo Bíblico:

“Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos.” 2 Timoteo 4:3-4 (LBLA)

Uno de los orgullos de la ciudad de St. Louis, en el estado de Missouri, es su equipo de béisbol, los Cardenales. Como se podrán imaginar, por todos lados uno se encuentra con seguidores, hinchas y fanáticos. Yo vivo en esa ciudad, pero soy hincha de los Cubs de Chicago. De más está decir que necesito mucho apoyo.

Un artículo en el periódico local insinúa que lo tengo. El artículo se refería a la Hermana Colleen Olsen, miembro de Orden Franciscana de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, quien cada año va a El Salvador a trabajar en el ala de maternidad de un hospital… un hospital que tiene una pequeña capilla.

Durante una de sus frecuentes visitas a dicha capilla, la Hermana Colleen vio que había algo en la pared detrás del altar. Para su gran sorpresa, era una imagen… del emblema de los Cubs de Chicago. Aunque le cueste creerlo, así es: el equipo que no ha logrado ganar el campeonato en cien años, tiene la imagen de su mascota en la pared de una capilla en El Salvador.

La Hermana Colleen cree que es una señal, y que quizás este sea el año en que ganemos. Por el contrario a mí me cuesta mucho creer que Dios use las paredes de una capilla para hacer saber al mundo que está favoreciendo a los Cubs.

Esto me lleva al tema de esta devoción. En la segunda carta a Timoteo, el apóstol Pablo advierte que llegará el día en que las personas irán de un predicador a otro hasta que encuentren a quien les diga las cosas que quieren oír, lo que hará que terminen creyendo en mitos, y apartándose de la verdad.

No dudo para nada de que la Hermana Colleen sea una buena persona. Pero el pueblo de Dios tiene que asegurarse de estar siguiendo y haciendo la voluntad del Señor, y no la de nadie más.

¿Cómo sabemos cuál es la voluntad de Dios? Leyendo la Biblia. Todo lo que necesitamos saber para esta vida y para la venidera, Dios nos lo dice en su Palabra. Allí leemos acerca de nuestro pecado y de la gracia de Dios, y de cuánto Dios nos amó, que envió a su único hijo para que todos los que creamos en él podamos tener vida eterna.

Querido Señor, te doy gracias por haberte dado a conocer a través de tu Palabra. Ayúdame a ser fiel a tu voluntad, a buscar y seguir tu guía, y a animar a quienes me rodean a que también lo hagan. En el nombre de Jesús. Amén.

Alimento Diario “Amaneceres”

Amaneceres

Versículo Bíblico:  

“¡Alabado sea el nombre del Señor desde la salida del sol hasta su ocaso!” Salmos 113:

Conozco muchas personas que encuentran muy placenteros los días largos y soleados del verano. Pedro el Grande de Rusia también los encontraba placenteros. Refiriéndose a la salida del sol, dijo que sería tonto que las personas no se levantaran a tiempo cada mañana para contemplar uno de los más gloriosos paisajes en el universo. Lo expresó así: “Se deleitan mirando una pintura, obra insignificante de un mortal, pero no dan importancia a la obra pintada por la mano del mismísimo Dios”.

Algunas mañanas de verano me levanto temprano para poder ver la salida del sol, y he llegado a la conclusión que el Zar tenía razón. Aparte de una puesta de sol espectacular, no hay muchas más cosas en este mundo que se puedan comparar con ese magnífico esplendor. En realidad, sólo puedo pensar en un espectáculo que puede deleitar aún más a toda la humanidad: el amanecer del día en que Jesús se levantó de la tumba.

Imagínese yendo a la tumba a despedirse de un Rabí muerto, y encontrarse en cambio con una tumba vacía porque no pudo contener al Redentor viviente. ¡Qué espectáculo glorioso debe haber sido! Un espectáculo que, al igual que los amaneceres diarios, no pudo ser obra de un mortal, por más talentoso que éste fuera.

Sólo la mano del mismísimo Dios pudo ser responsable de ese maravilloso día que cambió nuestras vidas y nuestras eternidades. Por la gracia de Dios, disfrute y viva en la belleza y magnificencia de estos esplendorosos amaneceres.

Querido Dios, gracias por enviar a tu Hijo a morir por mis pecados. Porque él resucitó de la tumba y conquistó la muerte, puedo hoy alegrarme en tu promesa de vida eterna para todos los que confiamos en ti. En su nombre. Amén.

Alimento Diario “Salvavidas”

????????????????????????????????????

Versículo Bíblico:

“Nadie tiene mayor amor que éste, que es el poner su vida por sus amigos.” Juan 15:13

Esta es la época del año en que las personas se amontonan en playas y piscinas. También es la época en que los salvavidas grandes y musculosos practican sus rescates en playas y piscinas abarrotadas de gente.

Créase o no, el salvavidas de esta historia no es ni grande ni musculoso.

El salvavidas de esta historia es la pequeña Marie Paule Thille de Metz, Francia. Marie recibió una medalla de bronce por haber salvado una vida, realizando un “acto de coraje y de sacrificio peligroso”.

Lo que hace que ésta sea una historia inusual es que Marie tenía tan sólo tres años cuando salvó la vida de su desagradecido amiguito Denis de dos años. No me malinterpreten, no es que Denis no quiera estar vivo, sino que no le gustó la forma en que fue salvado. Es que cuando Denis se cayó en la piscina municipal, Marie lo agarró del cabello y le mantuvo la cabeza fuera del agua hasta que sus gritos pidiendo ayuda fueron contestados.

Denis dijo: “Me dolió mucho”. Y me imagino que es cierto.

En el caso de nuestro rescate espiritual, no fuimos nosotros, quienes estábamos siendo rescatados, los que sufrimos, sino que quien fue herido fue el Rescatador, nuestro Redentor, Jesús. Puñetazos, latigazos, una corona de espinas, clavos pesados, y una lanza romana, causaron sus heridas.

El Rescatador hizo un acto de heroísmo para salvarnos. Para evitarnos la muerte eterna, él tuvo que dar su propia vida. Ese acto de coraje y sacrificio total nunca ha sido repetido, ni antes ni después de él.

A Jesús no le dieron ninguna medalla, ni Él nunca esperó, pidió, o hubiera usado una. En vez de medallas y honores, él prefiere recibir el agradecimiento que brota de los corazones de las personas por las cuales murió… como usted, y como yo.

Querido Señor, tú entregaste tu vida para rescatarme de la muerte y condenación eterna. Ayúdame a serte siempre agradecido y a amar a los demás así como tú me has amado. En tu nombre. Amén.

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Alimento Diario “Dolor y amor”

Imagen de PublicDomainPictures / Pixabay.com

Imagen de PublicDomainPictures / Pixabay.com

Versículo Bíblico

“En ese momento, un intérprete de la ley se levantó y, para poner a prueba a Jesús, dijo: ‘Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?’ Jesús le dijo: ‘¿Qué es lo que está escrito en la ley? ¿Qué lees allí?’ El intérprete de la ley respondió: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo.’ Jesús le dijo: ‘Has contestado correctamente. Haz esto, y vivirás.'” Lucas 10:25-28

Cuando sufrimos, necesitamos ayuda. Cuando amamos, ayudamos. Cuando una herida me duele, las manos que la limpian y curan son maravillosas. Cuando mis manos son generosas, calmo el dolor de los demás. “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo” (Lucas 10:27b).

Señor Jesús, dame fuerzas, valor y mucho amor para curar heridas y derrumbar barreras con tu gracia. En tu nombre. Amén.