¿Arrepentido?

Muchas personas dicen que no se arrepienten de nada de lo que hicieron. ¿Será cierto? La Biblia dice que todas las personas hacen cosas erradas (Romanos 3:10). Y por qué hacemos cosas erradas, mereceríamos el castigo de Dios. Aún más si pensáramos en la lógica del ser humano, que muchas veces está basada en el “ojo por ojo”. Felizmente Dios no utiliza esta lógica. Él nos ama tanto que nos perdona, gracias a lo que Jesucristo hizo por nosotros en la cruz. Dios envió a Su único Hijo para pagar por todos nuestros pecados. Seguros de este perdón y arrepentidos de nuestros pecados, tenemos la certeza de la vida eterna con Dios en el cielo.

Oremos: Señor Dios, ayúdame a reconocer los errores que cometo. Que yo pueda confiar en Tu amor y en el perdón que Tú me regalas por medio de Jesucristo. Amén.

“¡Volveos al Señor vuestro Dios, y desgarrad vuestro corazón en vez de desgarraros la ropa! Porque el Señor es tierno y compasivo, paciente y todo amor, dispuesto siempre a levantar el castigo.” (Joel 2:13)