¿De dónde proviene el amor?

Si deseamos comprender el amor cristiano, es fundamental que conozcamos su origen. El mensaje cristiano siempre estuvo basado en el amor, porque todo tuvo su inicio con el amor de Dios. Y la mayor demostración del amor de Dios puede ser observado por el cumplimiento de Sus promesas de salvación. Dios nos muestra Su amor ofreciéndonos Su único Hijo, Jesucristo, como sacrificio en nuestro lugar. Jesús es la mayor prueba del amor que Dios nos tiene. Jesucristo también nos dio pruebas indiscutibles de Su amor. Sus hechos de amor fueron dirigidos a todas las personas sin hacer distinciones. Por eso, nosotros somos responsables para que el trabajo de Jesucristo siga adelante. En este trabajo el amor a Dios y a nuestro prójimo están en el primer lugar.

Oremos: Querido Dios, yo te doy gracias por Tu amor. Sé que Tu voluntad es que yo también demuestre amor hacia mi prójimo. Ayúdame a vivir el amor de Jesús en mi vida diariamente. Amén.