¿Desesperación o Esperanza?

La muerte no da respuestas ni explicaciones. No tiene hora marcada y afecta a todos sin excepción. Pero mucha gente intenta explicarla de las más variadas maneras. Otros evitan hablar sobre ella a toda costa. En general, las reacciones frente a la muerte son dos: desesperación o esperanza. De una u otra manera, la tristeza está siempre presente. La diferencia es que cuando una persona que confía en Cristo muere, a pesar de la nostalgia y la tristeza, tenemos la esperanza, la certeza del feliz re-encuentro con ella en el cielo, en la vida eterna. Por supuesto que sufrimos cuando una persona querida muere, y sufrimos mucho. Pero la fe en Cristo nos da fuerzas para que soportemos esta tristeza y no dejemos que ella se transforme en desesperación. Por lo tanto, no rechaces la invitación que Cristo hace diariamente a todos nosotros. Creyendo en Él, tenemos la única certeza en la cual podemos aferrarnos cuando los momentos más difíciles de la vida nos sobrevengan. 

Oremos: Amado Dios, la muerte siempre es un asunto muy triste, pero gracias a Cristo la tristeza lentamente va pasando, y se transforma en gran alegría y esperanza. Muchas gracias por estar siempre con nosotros. Amén. 

Lee en tu Biblia: 1 Tesalonicenses 4:13-14