¿Dios nos escucha?

¿Será que nuestras oraciones serán realmente atendidas? No todas, pero de lo que podemos estar seguros es de que Dios nos ama y es fiel. Todo aquello que es bueno para nosotros y para el cumplimiento de las promesas divinas, Él realizará. ¡Confía en Dios! Él preparó nuestra Salvación mucho antes de que nosotros existiéramos. Él hizo con que esta salvación llegara hasta nosotros y con certeza Él nos ayudará en todos los días de nuestra vida. Confía en las promesas de Dios y ten siempre en mente que Él es el soberano y le incumbe a Él la decisión de atendernos o no, siempre en la convicción de que todo coopera para el bien de aquellos que aman a Dios.

Oremos: Como es difícil, Señor, esperar una respuesta, especialmente cuando tenemos necesidades. Ayúdame a tener paciencia y a sujetar mis deseos a Tu Santa e infalible voluntad. En el nombre de Jesús, es lo que te pido. Amén

“Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes le aman, de quienes él ha llamado de acuerdo con su propósito” (Romanos 8:28)