¿Seguro de la vida eterna?

Uno de los mayores sueños de la humanidad es la inmortalidad. Nuevos tratamientos de belleza prometen rejuvenecer. La medicina busca nuevos tratamientos para prolongar la vida. Cuidar de la salud y de la belleza no está mal, pues todos queremos vivir bien, y vivir más. Por más que intentemos postergar ese momento, lastimosamente todos nosotros moriremos. Muchos no creen en la vida después de la muerte. ¿Y tú, crees? La Biblia nos demuestra que después de esta vida tendremos otra. “Os escribo esto a vosotros que creéis en el Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna” (1 Juan 5.13). La Biblia enseña que la vida eterna es un regalo que recibimos de Dios. Dios no regala por lo que hacemos o dejamos de hacer. Él nos da ese regalo gracias a Jesucristo quien murió en la cruz por nosotros. Cree en Cristo y vivirás por toda la eternidad. 

Oremos: Amado Dios, gracias por el regalo de la vida eterna. Fortalece mi fe en Jesucristo para que yo no muera, sino que viva eternamente a Tu lado en el cielo. Amén