¿Te sientes culpable?

La culpa es uno de los peores sentimientos humanos. Ella siempre llama a la puerta de nuestro pensamiento queriendo atormentar nuestra vida. La culpa apunta nuestros errores. Y nuestros errores castigan nuestra conciencia. ¿El miedo al castigo por algo que hiciste mal está perturbándote? Si te sientes así, es porque están arrepentido de tus pecados y de la decisión de vivir por tus propias fuerzas. ¿Estás arrepentido? Debes saber que Dios acepta tu arrepentimiento. No porque lo merezcas, sino porque Jesús ya pagó el precio de tus errores pasados, presentes y futuros. Por lo tanto, entrega la bolsa pesada de la culpa a Jesús y descansa tu alma en la certeza de que en Jesucristo todos nuestros pecados fueron perdonados. 

Oremos: Amado Dios, libra mi alma de todos los sentimientos de culpa. Fortalece mi fe en Jesús como mi Salvador. Amén. 

“Pero (Jesús) fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades; el castigo que sufrió nos trajo la paz, y por sus heridas alcanzamos la salud” Isaías 53:5