Actuando como padres cristianos

Los padres acostumbran preocuparse mucho con sus hijos jóvenes. Eso sucede cuando estos están en la edad que les gusta salir con los amigos para divertirse. Bebidas alcohólicas, drogas y la violencia dejan a los padres angustiados. Algunos no duermen mientras esperan a que los hijos vuelvan. Padres que quieren lo mejor para sus hijos, se preocupan con la situación espiritual de ellos. Oran por sus hijos, y les hablan del amor de Dios demostrado en Cristo. Padres que se preocupan con sus hijos, son pacientes. Dios fue y es paciente con nosotros, y siempre nos quiere dar la oportunidad para examinar nuestra vida, arrepintiéndonos de nuestros errores y buscando en Él el perdón.

Oremos: Señor, bendice a todos los padres para que busquen en Ti la orientación que necesitan para educar, proteger y ayudar a sus hijos. Por amor de Jesús. Amén

“Dale buena educación al niño de hoy, y el viejo de mañana jamás la abandonará” (Proverbios 22:6)