Acuérdate de Dios

A cada noticia que recibimos sobre asesinatos en las escuelas, accidentes aéreos, volcanes que entran en erupción y otras tragedias, oímos el nombre de Dios ser pronunciado por las personas que de alguna manera estuvieron involucradas o cerca de estas tragedias. Es bueno que las personas se acuerden de Dios en los momentos difíciles, pero sería aun mejor si ellas se acordaran de Dios también cuando todo esta bien. Dios es nuestro Padre Celestial, y le gusta que nosotros, como hijos queridos, agradezcamos por todo lo que recibimos de Él y que también le presentemos nuestros deseos. Dios nos concederá nuestros pedidos siempre según Su santa voluntad, que es lo mejor para nosotros. Por eso, no te olvides de Dios. Él nunca se olvida de ti.

Oremos: Señor Dios, gracias por todas las cosas que me das diariamente, desde las más sencillas hasta las más importantes. Gracias principalmente porque haz enviado a Tu Hijo Jesús para morir y resucitar por nosotros en la cruz. Amén.