Ayudando en el Evangelio

Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de hablar de Cristo en nuestro edificio, barrio o ciudad. Y podemos llegar más lejos, a grupos en los cuales no tenemos acceso, a través de organizaciones de Cristianos e Iglesias. Así personas de todos los lugares son alcanzadas y traídas para Jesús. ¡Y nosotros podemos ser parte de esto! Dediquémonos de corazón para que más personas conozcan al Salvador Jesús.

Padre Celestial, gracias doy de corazón por la Salvación que tengo en Jesucristo. Quiero participar de Tu misión, pidiendo para eso Tu orientación. Utilízame, Señor. En el nombre de Jesús. Amén.