Charlas que unen

Siempre existen desacuerdos. Si los desentendimientos no son resueltos pronto, las personas involucras van a sufrir. ¿Qué tal escuchar el consejo de Jesús para estos casos? “Si tu hermano te ofende, habla con él a solas para moverle a reconocer su falta” Una charla “cara a cara” puede ayudar mucho. Nuestra actitud debe ser benéfica para los demás. Tomar la actitud de conversar con tu prójimo es una demostración de afecto. Con esto se evita un mal mayor. Jesús, con certeza, nos ayudará en este diálogo, poniendo las palabras correctas en nuestros labios a favor del otro. 

Oremos: Querido Dios, quiero aprender a dialogar con aquel con quien estoy teniendo algún desentendimiento. Ayúdame a reconocer mis errores, cuando alguien viene a corregirme. Amén 

“Si tu hermano te ofende, habla con él a solas para moverle a reconocer su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano” (Mateo 18:15)