¿Cómo estás? ¿Todo bien?

¿Qué tal estás? Deseamos que estés bien. Pero ni siempre nos despertamos de buen humor. Surgen problemas en el trabajo y en la casa, el horario de verano molestando nuestro descanso, y entonces… se nos va el ánimo y entusiasmo por un nuevo día. Pero no te desanimes, existe un lugar donde encontrarás las fuerzas necesarias para enfrentar e incluso superar tus dificultades y es en las Sagradas Escrituras. Quien sabe podrás tomarte un tiempo para reflexionar sobre las verdades que están allí y encontrarás palabras que alimentarán tu espíritu y dejarán tu día más liviano y feliz.

Oremos: Ayúdame, Señor, y fortalece mi espíritu, pues solamente así tendré fuerzas y vigor para el día a día de mi vida. Amén.

Lee en tu Biblia: Salmos 46