Con Dios de nuestro lado

Coraje para enfrentar el día a día. Ánimo, fuerzas. ¿Quién no necesita de estos ítems? Y no es raro ver en las publicidades de productos, libros y vitaminas que nos ofrecen con la idea de restablecer nuestras fuerzas para enfrentar el cotidiano vivir. Pero hay alguien que puede darte todo esto. Es Dios, nuestros Padre Celestial. Él nos promete que va eliminar todos los problemas de la vida de quien cree en él, pero asegura que estará con cada uno de sus hijos ayudándolos a enfrentar las más adversas situaciones que surgen. Él no nos abandona nunca. ¡Confía en él!. Pide la ayuda de Dios y  y deja que Él dirija tu vida. Verás como Él no nos decepciona.

Oremos: Dios, Padre Celestial, quiero que Tu estés siempre a mi lado, orientándome, amparándome, atajándome en Tus poderosas manos. Soy agradecido por Tu Hijo Jesucristo, que murió en la cruz para perdonar mis pecados. Amén

Lee en tu Biblia: Salmos 34:4-10