Conciencia pesada

Cómo nuestra conciencia pesa de vez en cuando, ¿verdad? Hay veces que hacemos cosas erradas, incluso sin querer, luego nos sentimos pesados, cansados. Y eso sucede muchas veces en nuestra vida. Llegamos incluso a pensar que Dios puede castigarnos debido a alguna cosa que hicimos. Pero Dios no es así. Él es justo. No le gusta el pecado, pero está siempre de brazos abiertos para recibir a todos los que se arrepienten. Gracias a Jesucristo, tenemos la certeza de que Dios nos perdona y sigue amándonos como siempre lo hizo. Si alguna cosa está pesando en tu corazón, habla con Dios. Él te escucha y te ama.

Oremos: Señor Dios, lamento por todos los pecados que he cometido. Dame Tu perdón, querido Padre. Dame también fuerzas para tratar de vivir de una manera que te agrade cada vez más. Amén.

Lee en tu Biblia: Salmos 51