Confianza en Dios

Como está difícil sobrevivir con dignidad en nuestro País. Los impuestos son altos, hay intereses bancarios. En pocas palabras, es necesario trabajar mucho para lograr conquistar algo. Por supuesto que trabajar es necesario, pero es importante tener un equilibrio. Existen muchas personas que están dejando todo a un costado para trabajar. Olvidan que tienen familia, que necesitan descansar y que también necesitan de Dios. Esta agitación del día a día puede ser muy perjudicial para la salud física, emocional y espiritual. No te dejes engañar. ¡Confía en Dios! Es de Él de quien dependes. Sin la bendición de Él no seriamos nada. Mira a Cristo, si Él no hubiera venido y muerto por nosotros, estaríamos condenados a la muerte eterna. Acuérdate de las palabras de Jesús: “No estéis preocupados por lo que habéis de comer para vivir, ni por la ropa con que habéis de cubrir vuestro cuerpo” (Lucas 12:22) Jesús no está diciendo para que no trabajemos, sino que quiere mostranos que dependemos de Dios. Acuérdate de esto y confía en la bondad de Dios.

Oremos: Gracias, Señor Dios, por tantas bendiciones. Pido Tu ayuda para confiar más en Ti y para que yo pueda encontrar el equilibrio en mi vida para tener tiempo para el trabajo, mi familia, la diversión y tiempo para Ti y Tu Palabra. Amén.

Anuncios