Consecuencias de la desobediencia

Adán y Eva sabían que si desobedeciesen la ley de Dios habría consecuencias. Sin embargo, probablemente ellos no tenían idea de lo que esto significaba. Primero fue el miedo y la vergüenza delante de Dios, luego fueron expulsos del paraíso y de ahí en adelante conocieron el sufrimiento y la vida dura. La peor consecuencia de esta desobediencia es la muerte eterna, o sea, dejar esta vida e ir a un lugar mucho peor: el infierno, el peor destino para el ser humano. Dios no quiere que nadie muera eternamente. Él nos ama. La consecuencia de nuestra desobediencia es la muerte eterna, pero, la consecuencia de la obediencia de Cristo es la vida eterna. Confía en Jesucristo, Él fue quien murió por nosotros en la cruz para librarnos de la condenación eterna. Cree en Jesucristo. Sin Él no hay salvación. 

Oremos: Amado Dios, pido perdón por mis pecados. Aléjame de las tentaciones y guíame a la vida eterna. En el nombre de Cristo, mi Salvador. Amén

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 642 seguidores

%d personas les gusta esto: