Cristo es nuestro amigo

Muchas personas a nuestro alrededor o incluso nosotros mismos estamos necesitando de consuelo. Las cosas erróneas y la desobediencia a Dios nos llenan el corazón de culpa. Los problemas del día a día nos debilitan. ¿Con quién podemos contar? Tenemos un gran amigo. Es Jesús. Él no quedó solamente en las palabras. Él actuó. Él se entregó por nosotros y murió en la cruz. Él, envés de juzgarnos, nos apoya, especialmente cuando pasamos por momentos de profunda tristeza y dolor. Él nos da lo que necesitamos: Consuelo y comprensión.

Oremos: Gracias Señor, porque puedo encontrar el verdadero consuelo en Ti. Es muy bueno saber que no me condenas, sino que me ofreces el perdón. Gracias te doy hoy y siempre. Amén

“Dios, que siempre cumple sus promesas, es quien os ha llamado a vivir en comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor” (1 Corintios 1:9)