Dependencia o muerte

El título de este mensaje no está mal. Expresa nuestra dependencia de Dios. Sin la bondad de Dios en nuestra vida estaríamos condenados a la muerte. En todo dependemos de Dios. Salud, trabajo, familia, todo solamente funciona porque Dios nos bendice. “Si el SEÑOR no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el SEÑOR no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes” (Salmos 127:1). Además de eso, solamente gracias a Cristo es que tenemos la vida eterna. Por lo tanto, confía siempre en Dios y recuerda que Él te bendice mucho. Eso es prueba del gran amor que Él tiene por ti.

Oremos: Bondadoso Dios y Padre, muchas gracias por las muchas bendiciones que has derramado en mi vida. Gracias por la salud, por la familia y por el perdón de los pecados que me das. Te alabo y agradezco porque Tu amor y misericordia duran para siempre. Amén.

Lee en tu Biblia: Salmos 127