Dios nos renueva

A veces es más fácil hacer algo nuevo que arreglar aquello que se rompió. Cuando actuamos de manera errada comenzamos a sentir un peso y una tristeza y quedamos como que despedazados. Cuando cometemos errores graves, necesitamos reconocer que solamente Dios es capaz de transformar nuestra vida, modificar pensamientos y actitudes. Dios quiere crear un corazón puro en cada uno de nosotros. Dios quiere dar una nueva oportunidad para que vivamos nuestra fe. Por eso Dios envió a Jesús para morir por nosotros. El sacrificio de Jesús nos asegura el perdón y nos da el consuelo de que tenemos la vida eterna por medio de la fe en Él. Cuando creemos en Jesús, Él crea en nosotros un nuevo corazón. Él nos da la paz.

Oremos: Querido Dios, renueva todo mi ser. Quiero servirte siempre. Ayúdame en mis debilidades. Amén.

“Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!, ¡dame un espíritu nuevo y fiel!” (Salmos 51:10)