El Mayor Motivo

El nacimiento de un niño modifica la rutina familiar. Noches sin dormir, especialmente para la madre, muchos asuntos por atender o comprar… ropa para lavar, alimentación especial, cuna y otros productos para el recién nacido. Además, lógico, el hospital, obstetra, pediatría, entre otras cosas. Imaginémonos, entonces, lo que pasaba en la mente de María, madre de Jesús, a la víspera de dar a luz a Su hijo. Necesitaba hacer un viaje con José para participar del censo. Las ciudades y hoteles estaban llenos, solamente quedaba un humilde establo.

La manera como Dios escribe la historia de la Salvación huye de nuestra comprensión humana y enfocada en lo material. Jesús, quien nació en un establo en Belén, es el único que puede traernos el perdón y la vida eterna. Vamos a celebrar esta nueva vida por medio de Jesús en esta Navidad. Vamos a reunir nuestras familias y alegrarnos realmente, porque tenemos el mayor motivo que es Jesús, nuestro Señor y Salvador.

Oremos: Querido Jesús, Gracias por Tu nacimiento que me trajo la vida verdadera. Amén.