El que agrada a Dios

Buscar hacer aquello que le agrada a Dios, o que es lo correcto, demuestra que somos sus hijos. Y la gran marca de Dios es Su inmenso amor que siempre está presente en aquellos que se sienten amados por Él. Es este amor que nos impulsa a llevar adelante este mensaje para que muchos más sean alcanzados por el y también vivan en paz con Dios. La mayor prueba de Su amor por nosotros fue haber enviado a Jesús, que nos lleva a vivir en seguridad, principalmente con relación a aquello que viene después de nuestra muerte terrenal.

Oremos: Gracias, Señor, porque me hiciste Tu hijo por medio de Jesucristo, capacitándome de esta manera a hacer aquello que te agrada. Te pido, dame fuerzas para seguir Tu voluntad como Tu hijo. Amén

“Pondrá la marca del pacto en vuestro corazón y en el de vuestros descendientes, para que le améis con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, a fin de que tengáis vida” (Deuteronomio 30:6)