En Él estas seguro

En nuestra vida aquí en el mundo, estamos siempre inseguros. Seguramente habrás estado alguna vez delante de personas enfermas. A lo mejor hayas pasado por problemas de salud. Las enfermedades y accidentes de tránsito ya han cosechado muchas vidas. Estos son claros avisos de que nuestra vida es pasajera e insegura. Y, en medio a todo esto, el Salmista nos asegura: “Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestra ayuda en momentos de angustia” (Salmos 46:1) Si, Dios ofrece un hogar muy seguro. Él ofrece amparo aquí en la vida terrenal. Pero es especialmente para la existencia después de la muerte que Dios nos ofrece seguridad. Esta seguridad viene por medio de Jesucristo. Cuando Cristo murió en la cruz Él estaba pagando para que tuviéramos el perdón de nuestros pecados y la certeza de que tendremos la vida eterna.

Oremos: Señor Dios, quiero refugiarme en Ti, pues las olas de terror amenazan con tragarme. Dame Tu protección. Amén.

“Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestra ayuda en momentos de angustia” (Salmos 46:1)