Fe en la persona correcta

Muchas de las promesas que las personas hacen son imposibles de ser cumplidas. Un padre promete comprar un juguete a su hijo, y no consigue. El Jefe promete mejorar las condiciones de trabajo a sus empleados, y luego no lo hace. La novia promete amor eterno y luego este amor es interrumpido. Alguien de forma irónica dijo; todo es eterno mientras dure.

Una de las promesas eternas de Dios es la Salvación a todo aquel que cree en Su Hijo Jesucristo. Muchas personas no creen en esta promesa de Dios, y el no creer trae consecuencias. Si Dios es fiel, entonces quien no cree no obtiene lo que la promesa de Dios asegura. Y si Dios es fiel, entonces quien cree tiene aquello que las promesas de Dios ofrecen. Si quieres poner tu fe en algo estable y de valor, pon tu fe en las promesas de Dios. Ellas están registradas en la Biblia, la Palabra de Dios. Tu vida cambiará, y tendrás algo de valor eterno.

Oremos: Querido Dios, aumenta mi fe para que yo pueda anunciar Tu promesa de vida eterna a los que están lejos de Ti. En el nombre de Jesucristo. Amén