Futuro está en las manos de Dios

¿Cómo será tu vida de aquí en algunos años? ¿Será que realizarás todos los sueños que anhelas? ¿Tus proyectos profesionales y personales serán alcanzados? Preguntas como estas pueden generar miedo y perjudicar nuestra vida. No olvides que el futuro está en las manos de Dios. Él es el Señor, por eso confía en Él y debes saber que Él quiere que tengas un gran futuro. Para que esto suceda Él envió a Jesucristo, y Él murió en la cruz para que tuvieras un futuro asegurado. Ni la muerte es capaz de destruir nuestro futuro, pues quien confía en Jesús tiene la vida eterna. 

Oremos: Señor, entrego en tus manos mi vida y mi futuro. Ayúdame a ser feliz y, si es de tu voluntad, a realizar mis sueños. En el nombre de Jesús, mi Salvador. Amén. 

“Porque yo, el Señor tu Dios, te he tomado de la mano y te he dicho: “No tengas miedo, yo te ayudo”” (Isaías 41:13)

Anuncios