¡Iluminando tu mente!

Todos pasamos por situaciones complicadas o enfrentamos problemas difíciles de resolver. Es como si estuviéramos andando en la oscuridad sin saber que dirección tomar. ¿Qué hacer en esos momentos?

Muchas veces creemos que tenemos la solución para todo y que somos capaces de resolver todo solos. Infelizmente esto no es verdad. No tenemos la solución para todo y por terquedad, muchas veces acabamos empeorando la situación con nuestras decisiones precipitadas o incluso por falta de coraje de tomar una decisión. ¿Dónde encontrar ayuda en esos momentos? Podemos contar con Dios y Su Palabra.

Existe un Salmo que afirma: “Los preceptos del Señor son justos, porque traen alegría al corazón. El mandamiento del Señor es puro y llena los ojos de luz” (Salmos 19:8).. Deja a Dios iluminar tu mente. Él puede y quiere ayudarte. El contacto con la Palabra de Dios nos da sabiduría y nos aproxima de Dios. En ella nos damos cuenta que Jesús es la luz del mundo. ¡No sigas caminando en la oscuridad! Deja que Jesús ilumine tu Vida.