¡Inversión para el futuro!

¿En qué estás invirtiendo para asegurar tu futuro? ¿Acciones, jubilación privada o en inmuebles? Pensar en el futuro es sabio y prudente. ¿Y en tu vida espiritual, has invertido para asegurar tu futuro? Solamente hay una inversión segura, tanto para tu presente como para el futuro: Jesucristo. Él es la única seguridad de tu futuro. Cree en Él e invierte parte de tu tiempo en el estudio de la Palabra de Dios. Por la fe en Jesús, tu futuro y bienestar son eternos.

Oremos: Gracias Señor, porque cuidas de mi. Ayúdame a confiar cada vez más en Jesús, así tengo mi futuro asegurado. Amén.

Lee en tu Biblia: Lucas 12:13-21