Jesús es la luz del amor

Jesús es la verdadera luz, y caminar en la luz es caminar en el amor. La Palabra de Dios nos dice: “Quien ama a su hermano vive en la luz y quien odia a su hermanos está en la oscuridad”. De un lado están el amor y la luz, del otro el odio y la oscuridad. Son realidades bien distintas que separan a las personas no solamente en esta vida, sino en la eternidad. Quien está en la oscuridad del pecado y del alejamiento de Dios no consigue encontrar el camino para la vida, pues no puede ver. Esta persona necesita ser sacada de esta condición. Dios hizo eso con nosotros, pues Él nos “… llamó a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa” (1 Pedro 2:9). Jesucristo es esa maravillosa luz que ilumina de manera gratuita nuestra vida. Vale la pena caminar con Él, en fidelidad y amor.

Oremos: Grandioso Dios, gracias porque me rescataste, por medio de Jesucristo, para la maravillosa luz. Permite que yo permanezca siempre en esta luz. Amén

“El que ama a su hermano vive en la luz y no hay nada que le haga caer en pecado. Pero el que odia a su hermano vive y anda en la oscuridad, y no sabe a dónde va porque la oscuridad lo ha dejado ciego” (1 Juan 2:10-11)