Jesús ilumina nuestros pasos

Jesús nos fue presentado de varias maneras, incluso como siendo una luz que ilumina todas las personas. La luz da alegría a un ambiente, pero también revela lo que está sucediendo. La luz nos ayuda a caminar con seguridad, pues caminar en la oscuridad es difícil. Sin Jesús, la luz del mundo, todos viviríamos en la oscuridad espiritual. No conseguiríamos ver el camino que nos conduce a Dios. Jesús vino para iluminar nuestra vida. Él vino para mostrar que en Él tenemos salvación y que por medio de Él llegamos hasta nuestro Padre. Jesús no quiere que tú vivas en la oscuridad. Cuando murió en la cruz, Él pagó la pena que merecíamos por nuestros pecados. Así iluminó todas las personas con la luz del perdón. Que Cristo ilumine nuestros pasos hoy y siempre. 

Oremos: Amantísimo Dios, ilumina mi vida por medio de la fe en Jesús. No permitas que yo trace el camino de la oscuridad. Amén.