La esperanza que jamás nos deja frustrados

Durante los juegos olímpicos, innúmeros atletas hablaron sobre su esperanza de conquistar la tan soñada medalla. Todos podemos testificar, una vez más, que son pocos los quela consiguen. Muchosatletas y aficionados terminan frustrados porque no alcanzan sus objetivos.

La mayoría, o probablemente todos los atletas son impulsados a enfrentarse a entrenamientos exhaustivos por la esperanza del suceso, y todos son unánimes en la afirmación de que todo vale la pena. ¿Y tú? ¿Qué te impulsa a enfrentar el día a día? ¿Qué te hace soportar las dificultades de la vida? Acuérdate de que la esperanza de vida, perdón, amor y compañía, dejados por Jesucristo jamás frustrarán a aquellos que confían y creen en Él. Con Jesús a tu lado, ningún adversario será más fuerte que tu.

Oremos: Amado Salvador Jesús, fortalece mi fe en Ti para que mi corazón este siempre lleno de esperanza de vida que Tú nos das a través de Tú Palabra de amor. Por Jesucristo. Amén.

Lee en tu Biblia: Salmos 31:21-24