Fama de Jesús

Cuando Jesús estaba en el mundo, Él era una persona de gran fama. La Biblia cuenta: “Y la fama de Jesús se extendió rápidamente por toda la región”. Su nombre estaba en la boca del pueblo y donde Él llegaba, multitudes se aglomeraban a Su alrededor. En los días de hoy Su nombre es pronunciado en el mundo entero. Está escrito en vidrios de vehículos, remeras, revistas, libros, etc. Estatuas son levantadas por todas las partes del mundo en Su homenaje. El secreto de la fama de Jesús es que Él es el Hijo de Dios, enviado al mundo para rescatarnos de la condenación que merecemos debido a nuestros pecados. Y Jesús hace esto con Su muerte en la cruz, nos perdonó y nos aseguró la vida con Él  en la eternidad. Ese es el secreto.  

Oremos: Amado Dios y Padre, Jesús, Tu Hijo amado se reveló en muchas ocasiones. Él es el Salvador de todos los seres humanos. Que tengamos claro la fama de Jesús. Amén.