Fuente de la felicidad

¿Eres una persona feliz? Para muchos la vida está llena de momentos felices y momentos tristes. Otros pasan por la vida buscando la felicidad y concluyen que no la encontrarán. Y tú, ¿ya encontraste la fuente de la felicidad? Nosotros tenemos una excelente noticia para ti: ¡La fuente de la felicidad existe! Ella no está dentro de ti, ella viene de afuera para dentro. La fuente de la felicidad está en Dios. Aquel que está unido a Dios tiene la verdadera felicidad. Pero, ¿Por qué? La respuesta es sencilla. Para unirnos a Él, Dios nos envió a Jesucristo que murió y pagó el precio de nuestros pecados. En Cristo estamos unidos con Dios y esta unión nos asegura que Dios está siempre a nuestro lado y que todo coopera para nuestro bien. Además de esto, unidos a Dios tenemos la certeza de que tendremos la vida eterna. Y por eso, por más que pasemos por momentos tristes, podemos tener la certeza de que estamos unidos a Dios y seremos felices para siempre.

Oremos: Amado Padre, muchas gracias porque, gracias a Jesucristo, puedo ser feliz, aun en los momentos más complicados de mi vida. Dame siempre la fuerza que necesito para mí día a día. Amén

“Entonces los humildes crecerán en alegría en Jehová, y aun los más pobres de los hombres se gozarán en el Santo de Israel” (Isaías 29:19)