La muerte que trae alegría

¿Cuál sería un buen motivo para estar felices? ¿Un nuevo empleo? ¿Un hijo que nace? ¿Un regalo? La lista puede ser enorme, pero seguramente no incluiría la palabra “Muerte”. Sin embargo, hay una muerte que trajo la felicidad para toda la humanidad: La muerte de Cristo en la cruz del calvario. Él murió para darnos la vida. Él murió, y enseguida después resucitó, y con eso venció la muerte definitivamente. Gracias a Cristo, nosotros tenemos la certeza de que cuando nuestra hora llegue, podemos pasar por ella y encontrarnos con nuestro Padre Celestial en el cielo, para una vida llena de alegría. La muerte de Cristo nos trae perdón de los pecados, vida y salvación. ¿Quieres un motivo mejor para vivir felices?

Oremos: Señor Jesús, cuanta alegría siento en mi corazón al saber que tu moriste y resucitaste para salvarme. Que todas las personas puedan sentir esa alegría también. Amén.

Lee en tu Biblia: Romanos 6:5