La Virtud de Compartir

La miseria crece más a cada día. Y mientras algunos pasan por necesidades, otros desperdician. Repartir es una de las virtudes recomendadas por la Palabra de Dios: “Ayudad en sus necesidades a los que pertenecen al pueblo santo” (Romanos 12:13). Repartir lo que tenemos con los necesitados es caridad. Podemos vivir y realizar la caridad porque Dios fue amoroso al enviar a Su Hijo Jesucristo para salvarnos. ¡No existe excusa! O somos amorosos y compartimos o somos egoístas. Y el egoísmo solamente destruye nuestra vida.

Empieza pronto y ayuda a hacer la diferencia. ¡A lo mejor una pieza de ropa, un par de zapatos, o cualquier otra cosa puede ser útil para alguien!  Y tampoco nos olvidemos de ser amorosos en palabras y acciones.

Oremos: Señor, ayúdame a practicar la caridad y la amabilidad con otros que viven en situaciones difíciles. Ayúdame a en sabiduría y amor hablarles de Tu amor infinito y de la maravillosa oportunidad de  que en Ti, podemos salir adelante. Amén.