Mantente firme

Mantenerse firme en la fe es un desafío. Mantenerse firme depende del esfuerzo y la dedicación. Sin embargo, cuando hablamos de firmeza en la fe debemos recordarnos que la misma fe es un regalo de Dios, que nos da su Espíritu Santo para que creamos en Jesucristo como nuestro Salvador. El cristiano sufre con varias influencias, y muchas veces, termina cediendo. Pero, la necesidad de apegarnos a Jesús sigue siendo una realidad para hoy. Por eso, el camino es estar con Jesús en todos los momentos posibles, para que así, los malos pensamientos y nuestra debilidad no tengas espacio para trabajar en nuestra vida. Debemos empeñarnos en oír lo que Jesús tiene para decirnos. Jesús siempre nos recibe de brazos abiertos y nos perdona.

Oremos: Señor, Dios mío y Padre amado, necesito seguir firme en Jesús, pues sin él estoy perdido. Ayúdame con tu Espíritu Santo para que mi fe se fortalezca cada vez más. Amén