No te olvides de Dios

Estabilidad financiera, ¿quién no la quiere? Todos queremos vivir de una manera confortable, tener un futuro seguro. Y eso no está mal. El problema es cuando nos preocupamos tanto con eso, que vivimos para juntar dinero y todo tipo de bienes, y nos olvidamos de lo principal: “De la vida no llevamos nada”. La Biblia nos dice que “porque raíz de todos los males es el amor al dinero”. Todos necesitamos de dinero para vivir, pero “el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6:10). Pon delante de Dios todas tus necesidades y deseos. Dios atenderá tus pedidos en el tiempo adecuado, y según Su voluntad. Y puedes estar seguro que Él sabe lo que es mejor para cada uno de nosotros. Recuerda que la mayor riqueza que se puede tener es confiar en Jesucristo y en el perdón que Él nos regaló al morir en la cruz y resucitar. 

Oremos: Señor, nuestro Dios, te doy gracias por todo lo que me das diariamente. Ayúdame para que no ponga el amor al dinero por encima del amor que tengo por ti, en respuesta al amor que tienes por mí. Amén.

Lee en tu Biblia: 1 Timoteo 6:6-10