Perdonar es mejor que juzgar

¿Cómo quieres ser juzgado por Dios?, ¿Por la ley o por el amor? Si Dios nos juzgara por la ley, por los diez mandamientos, estaríamos condenados.

Todos nosotros esperamos que Dios no nos juzgue y condene, sino que nos perdone. Él envió a alguien para que asuma nuestra culpa en nuestro lugar. Dios envió a Su Hijo Jesús al mundo para que pague por nuestros errores e incluso murió en nuestro lugar. Por lo tanto, así como pedimos que Dios tenga misericordia de nosotros, dejamos un pedido a Dios para que nosotros tengamos misericordia de nuestro prójimo.

Así como Dios nos envió a Jesús para salvarnos de nuestros pecados, Dios envía a los cristianos para que testifiquen con acciones prácticas el amor de Dios a todos los seres humanos.

Oremos: Ayúdame, Señor, a no juzgar a mi hermano y a ser un instrumento tuyo, anunciando tu perdón. Que yo pueda actuar siempre con misericordia para con mi prójimo. En el nombre de Jesús. Amén