Protección Diaria

¿Te sientes seguro cuando sales de tu casa? Cada vez más la violencia es parte de la rutina diaria de nuestras vidas. Las inversiones en seguridad a cada año aumentan. Y en tu vida espiritual, ¿Estás invirtiendo en seguridad? Para protegerte de la muerte eterna, Dios invirtió lo que tenía de más valioso: la vida de Jesucristo. Gracia a la muerte de Cristo en la cruz podemos estar seguros de que tenemos el perdón de los pecados y la vida eterna. Pero, la seguridad que Dios te ofrece no quedó en la cruz hacen ya dos mil años, ella es diaria. Por eso recuerda siempre pedir la protección de Dios todos los días. 

Oremos: Gracias, Señor Dios, porque me proteges diariamente. Líbrame de todo el peligro, especialmente de los peligros que enfrento en mi vida espiritual. Ayúdame a tener sed de Tu Palabra, pues es en ella que yo encuentro toda la seguridad que necesito. Amén. 

“El Señor me librará de todo mal, y me salvará llevándome a su reino celestial. ¡Gloria a él para siempre! Amén” (2 Timoteo 4:18)