Ser sabio para Dios

Un profesor preguntó a los alumnos, “¿Qué es ser inteligente?” El primero de ellos dijo que ser inteligente era saber matemática, saber hacer cuentas rápidamente en la mente. Otro alumno concluyó que era saber mucho sobre la ciencia, la química y la física. Un tercer alumno dijo que la inteligencia era conocer el arte, la historia de la humanidad. El profesor concordó y después preguntó a otro alumno sobre lo que sería la sabiduría. El alumno respondió: “Sabiduría es lo que convierte la inteligencia en algo útil, pues no serviría de nada tener mucha inteligencia y no tener sabiduría para utilizarla en el momento adecuado”. La Biblia nos dice: “Si entre vosotros hay alguno sabio y entendido, que lo demuestre con su buena conducta, con la humildad que su sabiduría le da.” (Santiago 3:13)

La verdadera sabiduría viene de Dios. Seamos sabios e inteligentes, reconociendo que Cristo es el Señor y Salvador. Esta es la llave de más alta y sublime sabiduría divina. Este saber nos llevará a la vida y salvación eterna.

Oremos: Señor Jesús, que nuestro buen comportamiento y acciones reflejen tus virtudes para honra de Dios Padre, gloria y victoria del Espíritu Santo. Amén.