Si Dios quiere

¡Planear es necesario! Una joven pareja de enamorados planea detalles sobre su fiesta de compromiso y matrimonio. Una familia que se va de vacaciones planea su ruta y gastos del viaje. Empresas que desean expandir su negocio trazan planes estratégicos porque, ¡Es necesario planear!

La Biblia nos anima a que seamos diligentes, buenos administradores del tiempo, a planear para el futuro. Ahora, la persona que por la fe en Cristo es hijo de Dios, somete sus proyectos al plan Divino. Es necesario que en este planeamiento haya coherencia y conformidad con los valores bíblicos. La Biblia nos enseña a someter nuestros planes y proyectos a la Voluntad de Dios, pues Él conoce todas las cosas. Dios, quien planeó el momento exacto de la venida de su Hijo Jesús al mundo, nos da la seguridad de un futuro bendecido en el cielo, por la fe en él.

Oremos: Señor Dios, que se haga tu voluntad. Si tú quieres, viviremos y realizaremos nuestros planes. Entregamos nuestra vida bajo tu orientación y dirección. Amén.