Siempre cerca

Dicen que mientras el barco Titanic se hundía, un grupo de músicos ejecutaban canciones tradicionales para intentar mantener la tranquilidad. Cuando vieron que ya no había mas alternativa, en medio del océano y con el barco inclinándose cada vez más, empezaron a ejecutar la tradicional canción “Más cerca quiero estar, mi Dios, de Ti”. El Dios de la Biblia no está lejos y ni escondido para que necesite ser encontrado. Él mismo toma las iniciativas y providencias para aproximarse de los seres humanos. Él se muestra de la manera mas humana posible, tornándose hombre en Jesucristo, el Salvador. Cuando surgen los problemas, Dios no huye ni se esconde. Dios está cerca de todos aquellos que necesitan. Cerca, porque quiere y porque puede ayudar.

Oremos:
Querido Dios, confiamos que estás cerca de cada uno de nosotros y por eso conversamos contigo en oración. A través de Jesucristo haz con que nos mantengamos cerca de Ti. Amén