Sólo Dios nos protege y nos guía

La astrología tiene grandes espacios en los medios de comunicación. Millones de personas consultan el horóscopo cada día. Unos lo hacen por curiosidad, otros por ignorancia o broma. Pero el hecho es que muchos confían ciegamente en los horóscopos y hacen que sus vidas y sus negocios dependan de estas predicciones. Dios creo los astros, como el sol por ejemplo, para que iluminen la tierra. Es infeliz la idea de cambiar la confianza en Dios por la confianza en los astros que Dios creo. Podemos contemplar los astros para inspirarnos al loor a Dios, y no con la esperanza de ser beneficiados por la influencia de fuerzas que ellos supuestamente tienen. No son los astros, sino que es Dios quien nos guarda, protege y defiende de todo el mal. Dice el salmista: “Los días que me diste para vivir fueron todos escritos en Tu libro cuando aún ninguno de ellos existía” (Salmos 139:16). Por eso busquemos orientación solamente en la Palabra de Dios que nos anuncia que Jesús es el Señor y Salvador.

Oremos:
Señor, Dios del cielo y de la tierra, mi pedido de auxilio viene a Ti, que hiciste el cielo y la tierra. Quédate siempre a mi lado, mi Dios. Amén