Sueño de consumo

¿Cuál es tu sueño de consumo? ¿Un vehículo nuevo, una casa? Cada persona tiene un sueño, sin embargo, en lo profundo de tu ser, bien en el fondo, todos tenemos el mismo deseo: “Ser felices por siempre”. Este sueño, que parece solamente posible en cuentos de hadas, en realidad si es posible. Esto no significa que no tendremos tiempos difíciles, ¡si los tendremos! Pero tendremos fuerzas para enfrentarlos y superarlos. Para realizar este sueño necesitamos de un fuerte aliado: Jesucristo.. Él es la fuente de felicidad eterna. Todos los que están unidos a Él tendrán una vida plena y eterna. Él mismo nos afirma esto: “Yo les doy vida eterna y jamás perecerán ni nadie me las quitará” (Jn 10:28). ¡Confía en Jesucristo! Él es la fuente de la felicidad eterna.

Oremos: Amado Dios, yo te agradezco por que me haz creado para que yo sea feliz. Ayúdame a confiar cada vez más en Jesús. Solamente unido a Él yo seré feliz hoy y por todo siempre. Amén