¿Tienes misericordia?

En el tan conocido sermón del Monte, Jesús dice: “Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión”. Hoy en día, esto parece ser muy difícil, pues exige comprometimiento. Necesitamos involucrarnos con los que sufren, demostrar amor, cariño y afecto por aquellos a quienes no queremos.

Ser bondadoso y demostrar misericordia es el camino a la felicidad. Jesús fue misericordioso con los que lo perseguían, maltrataban y despreciaban. Incluso en la cruz Jesús demostró misericordia y bondad, pidiendo a Dios Padre que perdonara a aquellos infelices que lo crucificaban.

Jesús tuvo misericordia de ti, muriendo y pagando el precio de tu salvación. Ahora tú y yo somos salvos por la misericordia de Cristo. Aun con nuestra falta de amor, de bondad y compasión, Jesús nos ama y nos quiere.

Oremos: Querido Jesús, Tu demostraste misericordia por mí. Por medio de Tu vida para que yo pudiera ser beneficiado. Hoy soy feliz gracias a Ti. Que mi riqueza no sea el dinero, sino el compartir. Amén

Lee en tu Biblia: Mateo 5:7