Todo sea hecho con amor

Si te dijésemos que deseamos que tengas mucho amor en tu vida, ¿Qué pensarías? ¿Qué crees que te estaríamos deseando? Cuando se habla de amor, por lo general, se habla de algo muy vago, que no siempre las personas entienden. Pero, el mayor ejemplo de amor vemos en Jesucristo. Él dio Su vida por amor. Él quiere nuestro bien. Su amor por nosotros, nos trajo la salvación. Por eso, todo lo que hagamos debe ser hecho con amor. Nuestro trabajo debe ser hecho con amor. Nuestro relacionamiento en familia debe tener amor. Es el amor lo que hace la diferencia. Que Dios permita que nuestra vida sea llena de amor.

Oremos: Señor Dios, concede que mi vida y mis relacionamientos sean marcados por el amor. Que el amor de Cristo, quien murió por mí, sea mi motivo para amar. Amén.

“Conducíos con amor, lo mismo que Cristo nos amó y se entregó a sí mismo para ser sacrificado por nosotros, como ofrenda y sacrificio de olor agradable a Dios” (Efesios 5:2)