Transformando el mundo

En la década de 1960, un estudioso afirmó que los medios de comunicación transformarían al mundo. Las personas de diferentes lugares serían acercadas, pues las distancias y la diversidad cultural no las separarían más. Internet vino para confirmar aquello que este hombre profetizó. Las personas fueron virtualmente unidas por la información. De la misma manera, muchos sueñan en ver a los cristianos unidos, viviendo en paz y felices. Las separaciones en el cristianismo testifican contra el mensaje del perdón enseñado por Jesús. Necesitamos reconocer, sin embargo, que no tendremos unión y paz perfectas aquí en este mundo, pues somos pecadores. Pero en Cristo, podemos buscar un relacionamiento más próximo y pacífico. Cristo une a las personas por medio de la Palabra de Dios, congregándolas en comunidades cristianas, donde el pregonar el evangelio alimenta y preserva la fe en Jesús y fortalece el corazón de unos para con los otros. El evangelio transformó el mundo. Y el deseo de Cristo es el gran desafío de la Iglesia Cristiana. Jesús quiere reunir a todos en el cielo. ¡Él quiere dar vida plena a Su rebaño aquí y ahora, y también en la eternidad!

Oremos: Querido Dios, por amor Tú nos llamas a que pertenezcamos a Tu amado pueblo. Utilízanos como mensajeros de Tu voz salvadora a todos los que aun no están unidos a Tí. Por Cristo. Amén.

Lee en tu Biblia: Juan 10:11-16