Un corazón limpio

“Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios”. Esto fue dicho por Jesús. Pero, ¿qué es un corazón sucio? Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad (revise Marcos 7:21-22). El corazón sucio impide nuestro relacionamiento con Dios. Pero, ¿cómo tener un corazón limpio en estos días? Esto solamente es posible a través del Espíritu de Dios que nos conduce hasta Jesús, aquel que nos hace ver a Dios. El perdón que Jesús nos da a través de Su muerte y resurrección nos pone en el camino de la felicidad. Solamente con Jesús podremos ver a Dios, pues estaremos salvos para siempre.

Oremos: Querido Dios, reconozco que mi vida es impura por causa del pecado. Por eso, te pido: Purifícame con el perdón de Jesús. Deseo ser limpiado por Cristo porque sé que solamente a través de Él llegaré a Ti. Amén.

Lee en tu Biblia: Mateo 5:8