Un día veremos todo con claridad

Durante la época del Apóstol Pablo, los espejos eran de baja calidad, hechos de metales y piedras bien pulidas y reproducían una imagen distorsionada y oscura. Los espejos de esa época eran terribles y por eso Pablo los utiliza para ilustrar el conocimiento que, en ese entonces, el mundo tenía acerca de Dios: “Ahora vemos de manera borrosa, como en un espejo; pero un día lo veremos todo como es en realidad” 1 Corintios 13:12.

Por más que tengamosla Sagrada Bibliaque nos habla de Dios, de sus cualidades, de su justicia y de su amor, la verdad es que este conocimiento es limitado. Un día podremos ver a Dios cara a cara, y lo conoceremos así como él ya nos conoce. Y como es bueno saber que Dios nos conoce. Es bueno saber que él nos ama y quiere la salvación de todas las personas del mundo.

Oremos: Padre nuestro, mantennos en la fe en Jesús hasta el final de nuestra vida y aumenta en nuestro corazón el fervor misionero para que llevemos tu mensaje de amor a los que aun no lo conocen. Amén