Un nuevo comienzo

Dios nos ama así como somos. A parte de esto, Él nos da la capacidad de comenzar siempre de nuevo. En realidad Él no solamente nos da un nuevo comienzo, sino que nos promete Su compañía en todos los días de nuestra vida. Con Cristo tenemos siempre esperanza, pues, gracias a Su vida y muerte, nosotros tenemos el privilegio de recibir el perdón y de poder tener siempre un nuevo comienzo.

Oremos: Gracias Señor por el perdón. Gracias a Ti yo puedo a cada día volver a empezar y ser una persona mejor. Amén